Alternativas del especialista traumatólogo para curación de fracturas

En Blog

La mayoría conocemos a una persona que se la vive en el hospital por fracturas de huesos. El especialista traumatólogo ya le dio su pase de cliente frecuente para que no haga fila cuando llegue. Aunque parece gracioso, en realidad las lesiones por fracturas están a la orden del día, uno nunca sabe dónde dará un mal paso e irá a besar la banqueta. Si bien nos va, nos levantamos y seguimos caminando; en un caso un poco más subido de tono, puede que nos hayamos fracturado pero se puede arreglar fácilmente; sin embargo, en un caso más complejo    quizá un yeso y reposo no sean suficientes.

La curación de fracturas se hace mas compleja dependiendo del hueso fracturado, localización y desplazamiento/angulación, normalmente la reparación lleva tan sólo unos meses, pero si eres de los menos afortunados quizá lleve un poco más de tiempo e incluso se requiera ayuda extra, ya sea cirugía o dispositivos médicos diseñados para estimular la curación del hueso.

A pesar de lo que la gente piensa, los huesos no sólo están rígidos en su lugar viendo la vida pasar, al contrario, tienen su propio proceso de regeneración para evitar daños tempranos de osteoporosis o cualquier otra anomalía que represente huesos frágiles. Esta remodelación  se da a través de tres pasos sencillos: el hueso se degrada para después reabsorberse gracias a las células osteoclastos; una vez que se reabsorbe, los osteoblastos (otras células) se encargan de reconstruirlo. Así como todos los sistemas de nuestro cuerpo tienen su propio método de regeneración, las fracturas se ven curadas por este proceso.

Cuando hay una fractura se desarrolla un coágulo sanguíneo en los extremos del hueso para cubrir los vasos dañados y generar un puente entre ellos; una vez que se empiezan a regenerar, las células construyen un callo blando que a su vez crea una malla  o tabla de hueso esponjoso que permite unir los extremos del hueso dañado. Mientras tanto,  el tejido óseo empieza a formarse de nuevo, reemplazando poco a poco el tejido cartilaginoso hasta constituir propiamente el hueso.

Si tienes la suerte de que tu hueso roto esté alineado, solo será necesario un yeso y reposo en lo que se da su tiempo para regenerarse; por el contrario, si además de haberse roto se movió de lugar, será mejor pensar en otro método de curación.  En los casos más simples, el especialista traumatólogo sostendrá la extremidad con fibra de vidrio sin manipulación de la extremidad dependiendo del hueso y tolerancia a la angulación del mismo. En caso de que este desplazamiento o angulación no sean aceptables será necesario hacer una manipulación para alinear los extremos y posteriormente inmovilizar con fibra de vidrio o yeso.

En algunas fracturas particularmente las que afectan la articulación la utilización de métodos de osteosíntesis es requerida lo cual implica la aplicación de métodos internos de fijación, lo cual se puede lograr con placas, tornillos y/o clavos. El especialista traumatólogo es el único capacitado para realizar estos tratamientos ya que implican la exposición de la fractura y realizar métodos de reducción con el objetivo de mantener una alineación perfecta de los fragmentos óseos. Tiene la ventaja de movilización más temprana con lo cual la recuperación de la fuerza y movilidad se ve optimizada.

Otros métodos de ayuda si la regeneración natural ha tenido dificultades son el ultrasonido y la estimulación electromagnética. La primera consiste en aplicar ultrasonido sobre el hueso dañado durante 20 minutos diarios, lo que hará es “sacudir” o provocar ligeros movimientos en el hueso que estimulara la consolidación. La estimulación electromagnética funciona parecido a la del ultrasonido, solo que con ondas electromagnéticas; también deberán aplicarse durante varias horas al día.

Estos métodos habitualmente se utilizan como coadyuvante en el tratamiento de fracturas que se sabe que tienen una vascularidad precaria como las fracturas de escafoides, o en aquellos casos donde hay retraso de la consolidación. Consulta a tu especialista traumatólogo ya que hay muchas variables que entran en juego al momento de la toma de decisión en relación al mejor tratamiento para una fractura.

Cuando nos volvemos mayores la fracturas son más comunes y con ello se puede hablar de una deficiencia en la densidad de los huesos. En esta etapa nuestro cuerpo deja de regenerarse igual que antes ya que hay cambios hormonales y metabólicos que impiden la adecuada fijación del calcio al hueso. Debido a este motivo es importante de forma periódica monitorizar la densidad ósea para evitar que los huesos se vuelvan frágiles y con ello propensos a fracturas, lo cual se puede lograr con ciertos tratamientos medicos.

Es importante posterior al tratamiento de una fractura seguir indicaciones para que la curación del hueso no se vea interrumpida o afectada; a veces la ansiedad nos gana y no cumplimos con la cantidad de semanas que nos dieron de curación, por lo que podemos retrasar todo el proceso. Una segunda fractura ósea en el mismo lugar por una recuperación ineficiente, puede llevar a complicaciones en la cicatrización y función de la extremidad

Si requieres de un especialista traumatólogo, el Dr. Alejandro Dabaghi Richerand cuenta con los conocimientos y experiencia para tratar cualquier lesión musculo-esquelética. Puede ayudarte en caso de una fractura mal tratada o, por el contrario, recomendar una cirugía si fuera sumamente necesaria. También es ortopedista pediatra, por lo que puede atender lesiones en niños, las cuales son mucho más recurrentes por sus constantes actividades. No lo dejes pasar, un especialista en ortopedia y traumatología podrá ayudarte a recuperar la funcionalidad de tus huesos.

Mensajes Recientes

Deja un comentario