¿Artritis, artrosis o dolor articular? El mejor ortopedista de México responde

Uno de las alteraciones más comunes que aquejan a la población mexicana, sobre todo después de los 40 años de edad, es el dolor en las articulaciones, al cual suele estar acompañado ocasionalmente por rigidez articular, problema que además de implicar una molestia constante también limita de forma considerable la movilidad y funcionalidad de las estructuras afectadas, lo que a su vez tienen un gran impacto en la vida cotidiana de las personas con este tipo de condición.

Derivado de la frecuencia de este tipo de problema entre la población, uno de los motivos de consulta más comunes por los que el ortopedista recibe pacientes es precisamente algún tipo de dolor articular.

No obstante, las estadísticas médicas indican que solo el 1.6% de la población padece algún problema de este tipo, porcentaje mínimo, pero que trasladado al número de personas que esta cifra representa puede resultar mucho más impactante, pues este porcentaje indica que más de un millón 700 mil personas tienen alguna molestia articular, personas desde los 20 años hasta personas de edad avanzada.

Sin embargo, un error común que comete la población al sufrir algún tipo de problema en las articulaciones es que se deduce que el problema siempre es artritis, sin embargo, esta condición no es la única que puede provocar dolor y rigidez en las articulaciones, razón por la que es necesario aclarar la diferencia entre los dos padecimientos más comunes que afectan las articulaciones.

Y quién mejor para hacer esta aclaración que el Dr. Alejandro Dabaghi Richerand, cirujano ortopedista mexicano certificado por el Consejo Mexicano de Ortopedia y Traumatología, con vasta experiencia profesional y académica, con diferentes especializaciones en México y en el extranjero, con una gran calidad humana que le permite atender y tratar a todos y cada uno de sus pacientes con el más alto nivel de servicio, calidez, amabilidad y profesionalismo, y con un excelente conocimiento de la anatomía humana que le ha convertido en uno de los mejores en su rama.

Entonces, como se mencionó anteriormente, la artritis no es el único padecimiento que puede provocar dolor y rigidez en las articulaciones, pues hay condiciones como la artrosis que hacen que el abordaje y tratamiento de este padecimiento sea diferente. Para poder entender la diferencia entre estas dos condiciones es necesario hacer un breve repaso de la anatomía de las estructuras que suelen ser afectadas por alguno de estos problemas.

Las articulaciones son el punto donde dos huesos se encuentran y estos forman un complejo que permite el movimiento de toda la estructura, complejo que no sólo incluye a las estructuras óseas sino también tejidos blandos como músculos, ligamentos, tendones, terminales nerviosas, además de cartílago y líquido sinovial que mantiene a todo el complejo lubricado.

Artritis

El primer padecimiento mencionado, la artritis (que significa, literalmente, inflamación de la articulación) es una condición que se caracteriza por presentar un proceso inflamatorio en las articulaciones, lo que provoca síntomas y molestias como dolor, rigidez y enrojecimiento de la zona, lo que a su vez tiene como consecuencias eventuales en las personas sensaciones como cansancio, limitación de movimiento y en casos graves incluso deformidades en las articulaciones.

Este tipo de problema puede tener causas diversas como procesos inmunologicos, metabólicos o infecciosos en la articulación entre otras. De igual forma, derivado de las diferentes causas posibles que provocan esta condición, en la actualidad la medicina reconoce más de 100 formas de artritis, todas similares entre sí, pero con características particulares que diferencian un tipo del otro.

Las formas más comunes de artritis que el médico ortopedista suele tratar son las relacionadas a procesos inflamatorios crónicos y la artritis reumatoide (AR). Los procesos inflamatorios crónicos como las artropatías metabólicas se producen cuando una sustancia anormal entra a la articulación llevando consigo elemento celulares destructivos para la articulación como es el caso de la gota donde se introducen cristales de urato y la hemofilia enfermedad en la cual las hemorragias llevan consigo células inflamatorias que eventualmente erosionan y destruyen la articulación.

La AR, por su parte, es una enfermedad del sistema inmune que afecta a las articulaciones por medio de la acción de las células inflamatorias que atacan al cuerpo como si este fuese un cuerpo extraño provocando deformidades en éstas, es una enfermedad de difícil control que se puede presentar en jóvenes y personas de edad avanzada.

Cualquiera que sea el caso, es de suma importancia la atención médica por un ortopedista lo antes posible para poder implementar el tratamiento más adecuado y reducir al máximo e incluso eliminar los síntomas y daño articular y poder así ayudar a que el paciente tenga un estilo de vida normal, sin limitaciones en sus movimientos y sin dolor ni rigidez.

Artrosis

Este padecimiento es más sencillo de definir ya que sólo existe un tipo de artrosis: padecimiento que consiste en un proceso de deterioro progresivo de las articulaciones, deterioro que afecta a todos los elementos de la estructura, huesos, músculos, ligamentos, tendones, cartílago, terminales nerviosas y cápsula articular, lo que provoca dolor en el paciente y una considerable limitación en el movimiento de las estructuras afectadas. En estos casos es importante hacer la diferenciación de este problema en donde no hay un proceso subyacente que produce el daño articular, situacion que se logra al hacer un adecuado abordaje del paciente descartando las otras causas de afección articular ya antes mencionados.

Cualquiera que sea el caso, siempre es necesario acudir con un especialista en ortopedia que realice la evaluación pertinente y obtenga el diagnóstico más preciso, pues el diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado pueden aliviar los síntomas e incluso evitar, en algunos casos, que haya un daño mayor en las articulaciones, permitiendo que la persona tenga un estilo de vida prácticamente normal.

En conclusión, podemos decir que las afecciones articulares son un padecimiento relativamente frecuente entre la población, sobre todo cuando se alcanza cierta edad; la artrosis es una condición muy común, particularmente en una sociedad que esta envejeciendo.

Por supuesto, como siempre, sólo falta agregar que para garantizar la evaluación adecuada, el diagnóstico correcto, el tratamiento adecuado y la mejor atención, el mejor ortopedista al que se puede acudir es el Dr. Alejandro Dabaghi Richerand.

Mensajes Recientes

Deja un comentario