Cómo elegir al mejor ortopedista pediatra para tus hijos

En Blog

El mejor ortopedista pediatra para tus hijos es aquel con el que tus hijos se sienten cómodos y en mayor confianza, además de ser el que mejores soluciones te propone a ti. Sin embargo, hay otras variables y cualidades que identifican a un excelente candidato. En nuestra clínica de ortopedia y traumatología podrás encontrar la elección que satisfacerá las necesidades de tus hijos y las tuyas propias. Pero veamos por qué.

El trabajar con niños es especialmente interesante. Son tan diferentes a los adultos que no podemos negar que el médico especialista requiere más energía que con los adultos. Además de esto, algunas otras características son requeridas si el doctor quiere tener éxito en el tratamiento del infante.

Toma en cuenta las siguientes cualidades que un ortopedista pediatra debe tener al otorgar sus servicios médicos a un niño como tu hijo o hija. Así podrás reconocer al mejor de entre los mejores. Calidez humana. Como principal cualidad, que de hecho aplica en todas las especialidades médicas podemos encontrar la calidez humana, que es simplemente la empatía que los mejores médicos tienen: el cómo se identifican con alguien más. De esto depende la paciencia y traro directo con los niños también.

Conocimientos especializados. Así como lo dijimos anteriormente, no es el mismo tipo de especialización la que se requiere al ser ortopedista pediatra. El cuerpo de los niños aún está en crecimiento y muchos de sus órganos son pequeños, actúan de manera diferente, son más fuertes, requieren cuidados y estudios incluso, distintos. Alegría y entusiasmo. Ningún niño querría pasar a consulta con un médico triste o gruñón. Se trata de brindarles el mejor servicio y eso incluye un entusiasmo y positivismo que se contagie. Ya es suficientemente desafortunado que el pequeño se haya lesionado. No queremos que se compliquen más las cosas ¿cierto?

Honestidad. A nadie le gusta que le oculten cosas, sobre todo si son concernientes al cuerpo propio. Quizás quieras pensarlo dos veces cuando tu hijo te pregunte si va a necesitar una inyección. El decir la verdad cuando se trata de procedimientos o heridas es sumamente importante porque así se establece una relación de médico-paciente basada en la confianza. Apostamos a que no lo habías pensado, pero así es. Además, los niños tienen un gran sentido de percepción y lógica, por lo que pueden detectar cuando alguien miente.

Comunicación efectiva. La honestidad es parte de la comunicación, claro está, pero hay otras variables que la hacen efectiva. Éstas son, el tener la habilidad de explicar las cosas de forma sencilla para que los niños las entiendan. De hecho, la persona más inteligente del mundo, si no sabe explicarse, no tiene cómo compartir sus conocimientos, cómo mejorar al mundo. Lo mismo aplica para los ortopedistas pediatras. Como padre, también a veces necesitarás que te expliquen con sencillez, puesto que no estás acostumbrado a los términos médicos. Una comunicación efectiva es entonces honesta, directa y sencilla. Nada de complicar las cosas u ocultarlas.

Respeto. El respeto es fundamental para cualquier tipo de paciente. El especialista no juzgará pero sí dará recomendaciones. Además, una parte importante del respeto hacia los niños incluye el tratarlos con la capacidad que sabemos, los niños tienen. Son tan inteligentes que muchos de nosotros los adultos podríamos quedar eclipsados ante sus mentes. El explicar con palabras sencillas los términos no tiene nada que ver con no creer en su capacidad. Al contrario, el respeto implica una relación de médico-paciente que se basa en apreciación de las cualidades que se tienen y aceptación de los defectos. Por eso, si un niño se comporta con miedo, el respeto implicaría no burlarse de ello, sino buscar una manera de que el miedo no interfiera en el procedimiento de curación.

Creatividad. A diferencia de los adultos, los niños aprecian la creatividad al momento de verse enfermos o lesionados. ¿A qué nos referimos? Simplemente a que el usar la imaginación, referencias, contexto pueden ayudar en gran magnitud a que el niño comprenda lo que sucede con su cuerpo y cómo se va a proceder. Incluso se puede hacer uso de estas herramientas para explicar cosas diferentes como de dónde se obtiene el conocimiento. Un adulto no agradecería que se le calmara contando una historia de hadas o dragones.

En nuestra clínica de especialidades ortopédicas podrás encontrar a uno de los mejores, el doctor Alejandro Dabaghi Richerand, quien con mucho cariño trata actualmente a sus pacientes niños. Éstos representan constantemente un reto pero con la misma intensidad representan también una alegría e inspiración que no todos los pacientes tienen la suerte de representar en el mismo grado.

Nuestro ortopedista pediatra, como podrás comprobar en la consulta con tu hijo, cuenta con las cualidades anteriores y muchas otras que lo resaltan entre el resto de los especialistas. Te invitamos a que acudas con tu niño hoy mismo para que inicie el proceso de curación.

No permitas que un pequeño detalle como un dolor leve en la rodilla obstaculice la vida de tu hijo. Incluso si él mismo o ella misma no se muestra muy concordante a la idea de visitar la clínica. Queremos que se encuentre en plena salud, que recupere la energía y el estado pleno en el que sabemos que puede encontrarse. Conozcan nuestras excelentes instalaciones, nuestros cálidos y atentos servicios y a nuestro médico especialista de cabecera, líder en éste y otras especialidades actuales como medicina deportiva y traumatología.

Mensajes Recientes

Deja un comentario