¿Cómo es la escoliosis en adultos?

La mayoría de los casos de escoliosis, alrededor del 80%, se diagnostica durante la adolescencia y se llama idiopática, una forma de decir que se desconoce su causa; se sabe que existe un componente genético. En el resto de los casos puede llegar a ser una patología secundaria a otra enfermedad de diferente naturaleza, neurológica, congénita o metabólica.

¿Cómo es la escoliosis en la edad adulta?

Un ortopedista sabe que existen clasificaciones para el padecimiento, la escoliosis adulta, debe distinguirse entre la escoliosis descubierta durante la adolescencia, después de los 18 años, más allá de si se trató o no; ahora bien, la escoliosis es típica de la tercera edad y se asocia con una sintomatología clínica, a menudo significativa, que causa un desequilibrio marcado del movimiento hacia adelante o lateralmente, porque, debido a la rigidez general relacionada con la edad de los afectados, no es posible crear curvas de compensación que permitan recuperar la resistencia de vuelta al eje.

Por otra parte, la escoliosis de novo es generalmente de tamaño medio a moderado, que normalmente no supera el umbral de 30 °, pero se asocia a una sintomatología clínica que también es relevante: a veces se descubren durante la ejecución de un examen radiográfico prescrito para otras razones.

¿Puede haber dolor?

En la edad adulta, la escoliosis con curvaturas de menos de 30° generalmente no causa mayores problemas de dolor ni tiende a empeorar después del crecimiento; en cambio, la escoliosis que al final del crecimiento supera los 30° puede provocar dolor de espalda, deformidad progresiva y, en ocasiones, en la escoliosis muy grave puede tener problemas cardiovasculares.

El dolor puede ser lumbar, es decir, ubicado en la parte inferior de la columna vertebral o al nivel de la joroba, que es causado por la rotación del cuerpo vertebral y se mide cuando el paciente está en flexión anterior, la curvatura de la joroba puede ubicarse en todos los niveles de la espalda, desde la cervical hasta la dorsal y la lumbar; además, el dolor resultante es comparable al de un cuchillo plantado en la espalda.

¿Qué se puede hacer?

En presencia de dolor causado por la patología y la progresión comprobada de la escoliosis a nivel radiográfico, son posibles tres tipos de terapia: fisioterapia, el uso de un corsé elástico y cirugía. Se ha demostrado científicamente que los ejercicios específicos apropiados tienden a ralentizar o bloquear la evolución de la escoliosis y actúan sobre el dolor porque fortalecen los músculos que soportan la columna vertebral, con una práctica constante de actividad física dirigida, el dolor tiende a disminuir.

Escoliosis en adultos bajo control

En los adultos con escoliosis es importante controlar la situación a largo plazo, a través de controles clínicos realizados cada dos o tres años y radiografías que deben realizarse cada cuatro o cinco años. Además, practicar una actividad física constante siempre es útil para tener buenos músculos: un buen tono muscular ayuda a sostener la columna vertebral; finalmente, en caso de dolor o empeoramiento de las curvas, es esencial seguir una terapia dirigida que implique la ejecución y repetición de ejercicios específicos.

El Dr. Alejandro Dabaghi Richerand, y su equipo de ortopedia DF, pueden ayudarle a tratar estos padecimientos, es por ello que les invitamos a que se comuniquen con nosotros en Ortopedia y Traumatología, donde los mejores profesionales les ayudarán a solucionar sus malestares.

Mensajes Recientes

Deja un comentario