Cómo mantener el cuerpo en estado saludable

En Blog

Probablemente tengas la noción de lo que mantener el cuerpo en estado saludable implica. Aunque no lo creas, hay algunas personas que sabiendo lo que ciertos conceptos significan para el cuerpo, no les prestan atención. En nuestra clínica de traumatología DF hemos visto de todo. Por eso queremos recordarte las diversas maneras en que puedes asegurarte de cuidar tu cuerpo al máximo.

Recuerda que los siguientes son consejos probados ya pero que cada cuerpo es diferente, y aunque aplican en cada persona, sí varía el grado de éxito en cada una, debido a su naturaleza misma. Esperamos que te sean de mucha ayuda y puedas continuar manteniendo tu salud corporal como hasta ahora.

Pero si por una u otra razón te encuentras con problemas ortopédicos, no dudes en contactarnos, porque tenemos la manera efectiva y rápida de devolverte tu salud. Confía en nosotros y nuestro nivel de expertise. Mientras, esperamos que siguiendo estos consejos puedas vivir una vida libre de complicaciones físicas:

Comer saludable. Recuerda que los alimentos nutren tu cuerpo. Cualquier cosa que comas afectará en un cien por ciento tu organismo. Por eso la importancia que todos recalcan en elegir sabiamente lo que pones en tu boca. No es necesario que te prives de tus platillos preferidos si haces un buen balance. Los antojos no están para ser prohibidos. Mientras te asegures de que tu dieta cumpla con los requisitos de tu cuerpo para darle energía y disminuir la obesidad y otros problemas derivados, date también tus gustitos de vez en cuando.

Hacer ejercicio. Por otra parte, si realizas ejercicio constante y disciplinadamente, no tienes por qué privarte en exceso de tus platillos preferidos. El ejercicio, además fortalecer los músculos, los huesos, la postura, la respiración, tiene la gran cualidad de que te hace feliz. Así como lo lees. Al hacer ejercicio tus hormonas del placer se activan, eso es lo que te hace sentirte bien aún después de haber sudado por una hora completa.

Alejarse de lo tóxico. Quizá no te guste este consejo pero es elemental: aléjate de todo aquello que te haga daño, es decir el tabaco, el alcohol, las comilonas, las drogas, incluso los ambientes tóxicos llenos de negatividad. Si no puedes alejarte, al menos trata de disminuir su dosis. Verás un cambio drástico en tu cuerpo. Meditar, relajarse, respirar. Además de mantenerte activo también requieres un respiro, un pequeño descanso. Asegúrate de que tu cuerpo lo obtenga. De esta forma puedes llenarte de energía nueva y eliminar cualquier estrés que te esté haciendo mal.

Mantener la mente sana. Elimina también de tu mente todo aquello que te está limitando, como presiones, tristezas, enojos. Déjalo ir. No te sirve de nada. Mejor, busca soluciones, enfócate en aquello que te gusta, medita, haz ejercicio, aprende. En pocas palabras, encuéntrate ocupado y de vez en cuando, descansa. La forma en que la mente actúa sobre el cuerpo es sorprendente. Mantén sólo pensamientos positivos y verás que tu cuerpo seguirá las instrucciones.

Prestar atención a los pequeños malestares. No dejes de lado este consejo. De hecho, es un pequeño secreto a voces. Cuando tu cuerpo comience a pedir ayuda, no lo ignores. No sabes cuántas personas llegan a  nuestra clínica de traumatología DF con problemas enormes que pudieron evitarse si tan sólo hubiesen acudido antes a nosotros, cuando la lesión o enfermedad eran mínimas. Así también busca la curación desde el principio, no esperes al momento en que ya no puedas moverte o continuar con tus actividades.

Seguir las instrucciones del especialista. En dado caso de que tu cuerpo pida ayuda y tú se la hayas dado, acudiendo a un especialista, sigue sus instrucciones. Tu médico ha estudiado y se ha actualizado en el arte de sanar a las personas. Si confías en él verás que tu sanación será más pronta. Si confías en nosotros, en nuestros servicios como ortopedistas y traumatología DF, quizá la próxima vez que tu cuerpo requiera apoyo, ya no haya necesidad de buscar soluciones complicadas.

Acudir a revisiones periódicas. Pero no sólo eso, sino que mientras te mantengas saludable también debes asistir a revisiones completas físicas, sólo para asegurarte de que continúas por el buen camino. Hay enfermedades o heridas que no muestran síntomas, pero que pueden ser detectadas con exámenes exploratorios, de chequeo. Acude a estos de cuándo en cuándo y continúa viviendo en tranquilidad mientras tus resultados te lo permitan. Una vez más, te recordamos que es más sencillo atacar un problema al principio que ya al final, cuando se encuentra más complicado o grave.

Reír mucho. No rehúyas de la diversión. Las mismas hormonas del placer que comentábamos tienen un efecto poderoso en el cuerpo, puesto que ayudan a la curación y propician el buen estado de salud. Además, reír mucho, divertirse, van de la mano con la salud mental, que es sumamente importante para conservar el cuerpo en óptimas condiciones. Encuentra aquello que te hace feliz y no lo dejes ir.

Poniendo todos estos consejos en práctica no tendrías por qué enfermarte o lesionarte. Sin embargo, recuerda que los accidentes y eventualidades suceden a pesar de lo mucho que hagamos para evitarlos. Aquí el punto es intentarlo hasta que ya no sea posible, el propiciar tu propia salud. Acude a nuestro centro de ortopedia y traumatología DF si presentas lesiones o enfermedades en el sistema muscuesquelético. Si tanto tú como nosotros hacemos nuestra parte al cuidar tu cuerpo, la salud no podrá correr muy lejos.

Mensajes Recientes

Deja un comentario