Consejos del ortopedista df: cómo mantener el sistema musculoesquelético en excelentes condiciones

En Blog

El médico que se encarga de estudiar y sanar el sistema musculoesquelético es el ortopedista DF. Como sabemos que no todas las personas saben cómo cuidar correctamente de su cuerpo, en esta ocasión, traemos algunos consejos directamente de nuestro especialista, el Dr. Alejandro Dabaghi Richerand. Los músculos y los huesos son fundamentales para tu movimiento y actividades. Los músculos débiles o lesionados pueden impedirte conseguir tus objetivos y hasta alcanzar tu plenitud o bienestar general.

La salud del cuerpo y de este sistema musculoesquelético en específico, puede ser fácilmente cuidada tan sólo siguiendo algunas reglas generales de hábitos saludables y decisiones certeras. Los siguientes son algunos consejos respectivos a estos dos elementos. Ponlos en práctica y verás cómo sientes tu cuerpo fortalecerse de pies a cabeza:

1.   Alimentación balanceada

Y con esto no nos referimos a comer un día ensalada y al siguiente frituras. Debes tener una alimentación balanceada en la que se incluyan proteínas, carbohidratos, grasas saludables, vitaminas y minerales para que tus músculos funcionen de la manera correcta, para que tengan la energía necesaria para quemar y crezcan, además. Proteína. En su mayoría, los músculos están compuestos de proteína, que son carnes de ave, res, pescado, huevos y productos lácteos. Si estás acostumbrado a entrenar, probablemente tu coach te habrá dado una dieta con bastante proteína para reponer la energía que pierdes en tus entrenamientos. Además, el calcio de los productos lácteos fortalece los huesos, no lo olvides. Carbohidratos.

Éstos son prácticamente el combustible que necesitas para tus actividades físicas. Además, promueven la liberación de insulina para que tus músculos puedan construir un nuevo tejido. Incluyen granos enteros, frutas y verduras en tu dieta que se convierten en hidratos de carbono, o carbohidratos. Grasas. Las grasas no saturadas son útiles en la recuperación muscular. Estas grasas se encuentran en las nueces, linaza, aceite de pescado, aceite de cacahuete y aceite de oliva. Comer una variedad equilibrada de alimentos saludables de los mencionados anteriormente te proporcionará las vitaminas y minerales esenciales que precisas para mantener tus músculos sanos. Si crees que es necesario, toma también vitaminas para mantener sanos tus huesos.

2.   Hidratar

Estamos compuestos por un ochenta por ciento de agua, así que no es de extrañarse que requiramos este líquido para sobrevivir y para mantenernos funcionales. Mantenerse hidratado es importante para la salud en general, incluyendo el flujo sanguíneo, la función renal y las funciones digestivas. El agua también es importante para la salud muscular. Proporciona electrolitos esenciales que son necesarios para la fuerza muscular y el control. También es necesario para la construcción de músculos. La persona promedio debe beber dos litros, o medio galón, de agua por día, que es de ocho vasos. Cuando estás muy activo, pierdes mucha agua durante los entrenamientos y debes aumentar tu cantidad total con un par de vasos con agua.

  1. Levantar pesas

Los pesos son una forma lógica de trabajar los músculos y los huesos. Es importante hacer un esfuerzo por fortalecerlos. A medida que envejecemos, nuestros músculos gradualmente y naturalmente pierden parte de su fuerza, por lo que levantar pesos regularmente puede ayudar a combatir este proceso de envejecimiento natural. Si no te sientes cómodo levantando mucho peso, no te preocupes. Levantar pequeños pesos puede traer algunos de los mismos beneficios sin exagerar.

  1. Estiramientos

Otra cualidad que querrás mantener a medida que envejeces es la flexibilidad y amplitud de movimiento. Elije una rutina, y apégate a ella para obtener los mejores resultados. El estirar una vez al mes probablemente no te dará los resultados que estás buscando, así que intenta, como lo mencionamos anteriormente, convertirlo en un hábito diario. Si estás teniendo dificultades, trata de estirar inmediatamente después de despertar. Te sentirás mucho mejor y te darás un gran comienzo para tu día.

  1. Respirar

Tus músculos, como todo tú, necesitan oxígeno. No es sólo realizar la actividad natural que ni siquiera concibes como activa. En verdad concéntrate en respirar. El oxígeno es tan poderoso que incluso puede curarte algunas lesiones.  Ejercicios como yoga y pilates incluyen la respiración concentrada porque funciona en las posturas, en la velocidad, en la  regeneración y hasta en el estiramiento.

  1. Asistir a consultas regulares de chequeo

Para saber si estás yendo por el camino correcto, asiste a consultas con un ortopedista DF como el Dr. Alejandro Dabaghi Richerand, quien se encargará de determinar si tu sistema está en buena condición, o si requieres cambiar algunos aspectos de tus hábitos. La columna vertebral, por ejemplo, puede llegar a convertirse en un gran problema si no se encuentra lineada correctamente. De ella depende una buena parte de la salud muscular y espinal. Con consultas regulares en nuestra clínica, verás que es mucho más sencillo atender lesiones o prevenirlas.

Esperamos hayas disfrutado nuestro artículo y te haya sido de mucha ayuda. Continúa leyendo diariamente nuestro blog para encontrar más información sobre todo lo relacionado con Ortopedia y Traumatología. Recuerda que si sientes que algo está fallando en tus músculos o tus huesos, quizá sea hora de que te acerques a nosotros, con nuestro ortopedista DF, especialista de la rama musculoesquelética, por supuesto. Queremos que mantengas tu salud en excelentes condiciones y que cualquier pequeño malestar que se presente en tu cuerpo, en realidad pueda solucionarse prontamente, por eso no pierdas tiempo y mejor, acude a nuestra clínica o llámanos directamente.

Mensajes Recientes

Deja un comentario