Displasia del Desarrollo de la Cadera: Panorama General, Diagnóstico y Tratamiento en Ortopedia Pediátrica

En Blog

Desarrollo y Anatomía normal de la cadera: 

La cadera es la articulación de la extremidad inferior conformada por la cabeza del fémur, el cual tiene forma de una hemi-esfera y la cavidad cóncava de la pelvis; el acetábulo. Para el desarrollo normal de la cadera, el estimulo más importante es el contacto entre la cabeza del fémur y acetábulo. Durante los primeros 8 años de vida se determina la forma de la cadera, ya que es dentro de esta ventana de tiempo que la cadera tiene la mayor capacidad de remodelación, particularmente de los 0-4 años.

Un retraso en la estimulación de la cabeza femoral con el acetábulo hace que este delicado proceso sufra retrasos y con ello alteraciones en la formación. Este es el motivo por el cual el diagnóstico temprano hecho por un experto en Ortopedia pediátrica de la displasia del desarrollo de la cadera es fundamental y el resultado dependiente del momento del tratamiento.

¿Qué es la displasia del desarrollo de la cadera (DDC)? 

La displasia del desarrollo de la cadera (DDC), es una afección de la cadera en la cual la cabeza femoral tiene una relación anormal con el acetábulo. Tiene un espectro de manifestaciones ya que puede presentarse de diferentes formas de acuerdo al grado de afectación a la estabilidad y anatomía de la cadera. El factor común a todos los pacientes con DDC es la presencia de inestabilidad de la articulación de la cadera, lo cual hace que la cadera pueda desplazarse fuera del acetábulo parcial o totalmente.

Debido a que el estímulo más importante para el adecuado desarrollo de la articulación de la cadera es la estabilidad y congruencia entre la cabeza del fémur y el acetábulo, alteraciones en esta retrasará o impedirá un adecuado desarrollo. Esta enfermedad es dinámica y evoluciona en el tiempo debido a fuerzas anormales actuando sobre la articulación. Las variedades de presentación son:

  • Displasia acetabular. Disminución en el desarrollo del acetábulo.
  • Subluxación. Desplazamiento parcial de la cabeza femoral fuera del acetábulo.
  • Luxación. Desplazamiento total de la cabeza femoral fuera del acetábulo.

¿Qué tan frecuente es y quién tiene mayor riesgo? 

La incidencia de la DDC varía de acuerdo a la población y localización geográfica, sin embargo se calcula que 1 en 1000 niños nacidos vivos la padecen, de ahí la necesidad de un diagnóstico oportuno que correrá a cargo del especialista en Ortopedia pediátrica y frecuentemente por el medico de primer contacto; habitualmente el pediatra.

Los factores de riesgo para el desarrollo de la DDC son:

  • Historia familiar.
  • Posición pélvica durante el final del embarazo y nacimiento.
  • Presencia de tortícolis congénita y metatarso aducto.
  • Primogénitos.

¿Cómo detectar tempranamente la displasia del desarrollo de la cadera?

En la actualidad, en México, debido a la alta incidencia de DDC, la revisión del paciente particularmente dentro del primer año, debe de incluir en todas las visitas, una exploración física de las caderas y en caso de la mínima sospecha de problemas ser referido al especialista en Ortopedia pediátrica. Los datos clínicos más sugestivos de una alteración son: chasquido durante la abducción/aducción de las caderas, diferencia en la longitud de las extremidades, diferencia en la abducción (abrir las caderas) y asimetría de pliegues.

En importante también mencionar que en los pacientes que tienen factores de riesgo para DDC debe de considerase una revisión por un ortopedista pediatra y la realización de un ultrasonido de cadera para detectar tempranamente esta alteración. 

¿Por qué tratar la DDC?

La DDC debe de tratarse ya que está bien identificado que esta es una causa de aparición temprana de artritis degenerativa. El tener una articulación en la cual no hay una adecuada distribución de las cargas en la cadera por una alteración morfológica hace que el cartílago articular de la cabeza femoral y acetábulo sufra un desgaste acelerado. Esto, aunado a que una articulación incongruente hace que haya alteraciones en la marcha y dificultad para la realización de actividades de la vida diaria.

¿Cuál es el tratamiento de la DDC?

El tratamiento de la displasia del desarrollo de la cadera depende del momento en el que se hace el diagnostico, así como la variedad de presentación. En términos generales, los lineamientos en el tratamiento son los siguientes:

0-6 meses.: Durante esta edad el tratamiento que se debe de realizar es con el arnés de Pavlik  o  órtesis abductoras. Particularmente el arnés de Pavlik es un dispositivo externo que se aplica para que de forma dinámica la cadera se reduzca a su posición dentro del acetábulo, este hace que las caderas mantengan flexión mientras que se gane abducción de forma dinámica.

Este método particularmente puede utilizarse para todas las variedades de DDC, sin embargo, las órtesis abductoras no, ya que lo que hacen es permitir orientar la cadera hacia el acetábulo limitando la movilidad de la misma, se utiliza en casos de subluxación, inestabilidad y displasia acetabular. Ambos tratamientos tiene por objetivo mantener la cabeza femoral dentro del acetábulo para favorecer la remodelación y adecuada formación de la cadera. 

6 meses-1 año. En estos casos en los que el diagnóstico se ha realizado tardíamente, está indicado realizar tratamiento con reducción cerrada de cadera y aplicación de yeso en posición humana; con o sin liberación de tejidos blandos (músculos, tendones). Debido al tiempo prolongado en el cual la cadera está fuera de su sitio y hay contracturas musculares, este tratamiento busca que bajo anestesia se reduzca la articulación de la cadera, y en ocasiones para lograr esto se requiere de liberar estructuras musculares y tendinosas que impiden su adecuada realización. Este tratamiento está indicado en caso de subluxación y luxación.  

1-1.5 años. Después del año de edad, en los casos de subluxación y luxación, habitualmente las estructuras musculares, tendinosas y capsulares impiden una adecuada reducción de la cabeza femoral dentro del acetábulo, esto, aunado a la presencia de hipertrofia de estructuras intraarticulares, por lo cual en esta edad se requiere de realizar una cirugía llamada reducción abierta en la cual se explora la articulación de forma quirúrgica y se liberan los obstáculos para la reducción.

1.5 años o mayores. En este periodo particularmente la ausencia de una adecuada estimulación femoral y acetabular hacen que la morfología de la cadera sea lo suficientemente pobre como para alcanzar los estándares normales, por lo cual se debe de realizar reducción abierta y reconstrucción acetabular.

Es importante mencionar que en la medida que el tratamiento se hace más tardíamente, los procedimientos son más agresivos sobre la articulación de la cadera, haciéndolos susceptibles de más complicaciones como: reluxación, displasia acetabular residual, necrosis avascular de la cabeza femoral o acetábulo, rigidez articular, discrepancia de longitud de las extremidades y dolor.

¿Cuáles son las secuelas que podría dejar la DDC? 

La displasia del desarrollo de la cadera se ha visto que tiene repercusión en la marcha, movilidad de la cadera y desarrollo temprano de artritis degenerativa. Como ya se ha mencionado anteriormente, el tratamiento de la DDC es dependiente del momento del diagnóstico y momento de inicio de tratamiento. Entre más jóvenes son los pacientes, el potencial de remodelación del acetábulo y cabeza femoral son mayores, por lo cual la posibilidad de tener una cadera normal o más cercana a lo normal es más probable.

Entre mayor es la edad, la necesidad de tratamientos más invasivos de reconstrucción y riesgo de complicaciones incrementa. La secuela que tiene la DDC es la aparición de artritis degenerativa temprana, la cual se manifiesta con dolor, limitación de la movilidad, lo cual se traduce en alteraciones en las actividades de la vida diaria como sentarse y caminar, por ejemplo.

En conclusión es importante destacar que esta enfermedad ortopédica es una de las más frecuentes, por lo cual debe de hacer una búsqueda intencionada de la misma para poder descartarla y en caso de presentarse consultar a un especialista en Ortopedia pediátrica; realizar un diagnóstico temprano e instituir un tratamiento permitirá el adecuado desarrollo de la articulación de la cadera y con lo cual se podrá evitar un desgaste articular temprano y limitación funcional.

Mensajes Recientes

Deja un comentario