¿Es el Plasma Rico en Plaquetas (PRP) útil en ortopedia DF?

En Blog

Las plaquetas son células que se encuentran en la sangre cuya característica principal es tener un alto contenido de proteínas y factores de crecimiento. Debido a estas características, recientemente ha surgido un gran interés por estas células, sobre todo en especialidades como la ortopedia DF. Ya que teóricamente la aplicación de un concentrado plaquetario en un sitio donde se ha sufrido una lesión puede acelerar la cicatrización y regeneración celular. Con base en esta hipótesis, varias empresas han puesto a disposición como tratamiento para lesiones el Plasma Rico en Plaquetas (PRP).

El PRP es una sustancia que se obtiene al extraer sangre del paciente, sangre que pasa por un proceso llamado plasmaféresis que genera un plasma con alta concentración de plaquetas. Existen varias formas de preparación del PRP que varían dependiendo del uso de anticoagulante, el contenido de leucocitos (glóbulos blancos) y  el uso de un agente activador.

Hasta la fecha no se ha presentado evidencia contundente sobre su efectividad en patologías específicas, sin embargo, en especialidades como la ortopedia DF, su aplicación ha logrado mejoría clínica en las lesiones y en el proceso de cicatrización en algunas condiciones musculoesquéleticas, con resultados variables dependiendo del tejido en el que se aplica.

En estudios in vitro y aplicaciones en animales se ha observado que al obtener este plasma en forma líquida, este puede ser inyectado localmente con un alto contenido de factores bioactivos que tienen una gran capacidad de cicatrización frente del tejido conectivo (músculo, hueso, tendón, cartílago, ligamentos) por medio de un incremento en la migración y proliferación celular.

En la actualidad existe un gran debate respecto de la utilidad del Plasma Rico en Plaquetas y si su uso como tratamiento en lesiones debe ser sistemático, algo que ya se ha hecho en padecimientos que atiende la ortopedia DF. Los diferentes estudios sobre el uso de PRP han arrojado diferentes resultados dependiendo del tejido y tipo de lesión o padecimiento que se trate.

Tendón:

En pacientes a quienes se aplica PRP de forma intratendinosa con rupturas de tendón, tendinitis y “codo de tenista” se ha observado una disminución del dolor, aumento en la fuerza y evidencia de cicatrización mayores en comparación con aquellos pacientes que no han recibido el tratamiento con PRP, sin embargo, los resultados medidos entre grupos sin aplicación de PRP después de medio año demuestran ser similares.

Por lo anterior, se puede concluir que el PRP es un buen tratamiento para lograr una disminución en el tiempo de recuperación y una reintegración más temprana a las actividades deportivas y cotidianas.

Hueso:

Los estudios y el seguimiento a casos de fracturas en las que se ha aplicado PRP han encontrado que esta sustancia no condiciona alguna respuesta biológica superior sobre el uso de injerto óseo posterior a su aplicación a corto, mediano o largo plazo.

Músculo:

Los estudios se han realizado principalmente en atletas con lesiones musculares en las extremidades inferiores. Los resultados indican que los pacientes a quienes se aplica PRP y pacientes con otro tipo de tratamiento tienen la misma respuesta en el proceso de cicatrización del músculo y el mismo tiempo de recuperación y reincorporación a las actividades deportivas.

Intraarticular:

El uso de PRP ha sido mucho más común y se ha estudiado con mayor interés en pacientes con reconstrucción de ligamentos. En estos casos los reportes resultan contradictorios, pues en algunos pacientes el uso de PRP incrementa la osteointegración de los injertos, sin embargo, no se han encontrado diferencias funcionales en la recuperación clínica en comparación con pacientes que no reciben tratamiento con PRP.

En el caso de pacientes con osteoartritis sintomática, se ha visto que tanto la aplicación aislada como seriada de PRP disminuye los síntomas alrededor de seis meses posteriores a la aplicación. Los datos que se han obtenido en los distintos estudios realizados deben de ser tomados con reservas, ya que existen muchas discrepancias en su metodología, lo cual condiciona y promueve variaciones en los resultados.

En general, con base en las observaciones, resultados y estudios realizados, se considera que el PRP tiene una mayor utilidad en las patologías tendinosas y ligamentarias, pues se observa un efecto positivo en cuanto a la duración de los síntomas, una reincorporación temprana a las actividades deportivas y particularmente en la osteoartritis se han visto efectos muy favorables en la mejoría de los síntomas, por ello este tratamiento debe de ser fuertemente considerado en este padecimiento.

Si se está considerando utilizar un tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas, es indispensable consultar a un médico experto que tenga los conocimientos requeridos y esté familiarizado con la evidencia científica tanto a favor como en contra de este tratamiento para que su aplicación sea correcta o se elija un tratamiento más adecuado para el padecimiento.

El tratamiento con PRP debe ser individualizado, esto debido a que los resultados están relacionados con la edad, tipo y severidad del padecimiento y con el tipo de actividad física que realiza el paciente. Por lo general, el médico sugiere este tipo de tratamiento como un adyuvante que potencia la efectividad de otros tratamientos, ya que habitualmente su efectividad se ve favorecida por otras medidas terapéuticas.

Como conclusión, es menester mencionar que el PRP es una opción de tratamiento para algunas condiciones que atiende el especialista en ortopedia DF y traumatología, pero no es un tratamiento para todo y todos. Es importante determinar los riesgos, beneficios e indicaciones en su aplicación, siempre asesorado por un experto para obtener el mayor provecho de esta novedosa herramienta terapéutica.

Mensajes Recientes

Deja un comentario