La escoliosis es una de las deformidades más comunes de la columna vertebral, una condición que se caraescoliosiscteriza por la presencia de una curvatura en la columna de más de diez grados desde una vista frontal. Tal condición es una deformidad bastante compleja que implica tres problemas: rotación entre las vértebras, extensión en el plano anteroposterior de la columna e inclinación intervertebral en el plano lateral. Todo esto provoca asimetría en el tórax, el nivel de los hombros y en ocasiones de la pelvis.

Como sucede con muchos otros padecimientos, la escoliosis se presenta en diferentes grados y tipos, los cuales deben ser diferenciados y diagnosticados de manera oportuna, pues de acuerdo con el origen del padecimiento y su historial, el pronóstico y tratamiento son distintos. Los tipos más comunes de este padecimiento son los siguientes:

  • Idiopática. Es el tipo más frecuente que se presenta, se considera que casi el 80% del total de casos son de este tipo. Se caracteriza principalmente porque no hay una causa aparente en las condiciones anatómicas, neurológicas, neuromusculares o congénitas que provoque el padecimiento ni hay presencia de algún síndrome. Se puede presentar a cualquier edad y se subdivide con base en el momento de aparición en infantil, juvenil, adolescente o adulta.
  • Congénita. Este tipo se caracteriza por la presencia de uno o varios defectos en la formación o segmentación de los elementos de la columna vertebral durante el periodo de gestación. La mayoría de estas alteraciones aparecen como consecuencia de mutaciones de novo, es decir, no hay antecedentes familiares, aunque es posible encontrar casos en los que haya un factor genético hereditario que cause la deformidad, pero estos casos son muy poco frecuentes. Es común que esta condición se presente en casos de exposición intrauterina a sustancias teratogénicas o en hijos de madres diabéticas con pobre control metabó
  • Se denomina así a este tipo porque el paciente presenta alteraciones neurológicas, musculares o ambas; suele presentarse en pacientes con parálisis cerebral infantil o malformaciones medulares.
  • Este tipo se presenta como consecuencia de una curvatura en la columna debido a fracturas, infecciones, tumores o debilidad ósea que provocan un daño en la integridad de las estructuras vertebrales lo cual progresivamente condiciona una deformidad.

Esta enfermedad suele ser diagnosticada de manera más frecuente en los periodos de crecimiento rápido, es decir, en adolescentes, ya que a esta edad se hace muy evidente la condición. En el resto de casos los pacientes no suelen presentan síntomas del padecimiento, sin embargo 1 de cada 3 personas pueden tener molestias, sobre todo dolor de espalda, provocado por espasmos de los músculos paravertebrales.

Es importante que ante las molestias se acuda con un médico especialista en el área, un ortopedista, pues es el único capacitado para realizar el diagnóstico y llevar a cabo el tratamiento adecuado. Igual de importante es, cuando se trata de niños o adolescentes, que al hacer la evaluación inicial del paciente se pueda determinar cuánto más crecerá el sujeto de acuerdo con sus características clínicas, ya que de eso dependerá en gran medida la velocidad y magnitud de la progresión de la enfermedad y su tratamiento.

Se sabe, con mayor precisión en las mujeres, que la velocidad de crecimiento durante la adolescencia tiene una velocidad máxima, la cual va precedida del cierre d
el cartílago trirradiado, la aparición del signo de Risser y la menarca o primera menstruación. Asimismo se sabe que después de la aparición de estos signos radiográficos y clínicos, la velocidad de crecimiento disminuye, al igual que la velocidad a la que la enfermedad progresa.

La primera evaluación de un paciente debe incluir su historial clínico completo para conocer o descartar antecedentes traumaticos, infecciones o alteraciones perinatales y determinar si existe historia familiar de escoliosis, ya que aproximadamente el 11% del total de pacientes con esta enfermedad tienen una predisposición genética para el desarrollo de ésta.

Un procedimiento de importancia relevante es la revisión neurológica del paciente. Esta revisión debe ser minuciosa y detallada, pues a pesar de que en este padecimiento la incidencia de alteraciones neurológicas es baja (menor al 3%), hay algunos tipos, como la congénita e idiopática juvenil, donde suelen haber este tipo de alteraciones. Asimismo, cualquier hallazgo anormal en la revisión es relevante debido a que hay alteraciones intramedulares que pueden ser causa de otras deformidades espinales.

Los estudios iniciales básicos para un paciente con escoliosis son las radiografías panorámicas de columna que permitan una visualización desde C7 hasta las crestas iliacas en una proyección anteroposterior y lateral. Las radiografías convencionales tienen como objetivo confirmar el diagnóstico, sugerir una etiología de acuerdo con las características anatómicas, la localización, magnitud y lateralidad de la curva, sentar una medición basal de la curva para poder determinar en evaluaciones posteriores si hay progresión de la deformidad y determinar la madurez esquelética del sujeto.

Un estudio complementario que puede aplicarse es la tomografía axial, usada para conocer los detalles de las estructuras óseas y es especialmente importante para definir correctamente los elementos vertebrales del paciente, su estructura y formación.

Finalmente está la resonancia magnética, un estudio con una enorme utilidad que se ha vuelto indispensable en la evaluación de las deformidades de columna, ya que provee una gran cantidad de información de los componentes neurales de ésta.

El Dr. Alejandro Dabaghi Richerand, un cirujano ortopedista especialista en todo tipo de padecimiento musculoesqueléticos, tanto en niños y adolescentes como en adultos, incluida la escoliosis. Contamos con el equipo y el personal capacitado para realizar un diagnóstico adecuado y llevar a cabo el tratamiento de la mejor manera y con los mejores resultados.

Puede ponerse en contacto con nosotros a través de nuestra página de internet, redes sociales, correo electrónico o líneas telefónicas. Estamos comprometidos con nuestros pacientes y nuestra profesión, somos apasionados de lo que hacemos, por ello nuestros pacientes siempre nos recomiendan.