¿Fractura de estrés femoral?

 En Ortopedia y traumatología, Traumatología, Traumatologo ortopedista

Resulta que el fémur es nada menos que el hueso más grande que podemos encontrar en nuestro cuerpo, además, cuenta con muchas inserciones musculares, por eso es fácil que sufra lesiones por estrés que pueden localizarse en distintos áreas. En este caso es recomendable acudir con un especialista en traumatología para tratar las molestias. Dentro de las lesiones que pueden encontrar están las que se consideran de bajo riesgo que son las que ocurren debido a tensión del eje femoral. También están las de alto riesgo y son las que se hacen por estrés del cuello femoral.

Acérquese con el Dr. Alejandro Dabaghi Richerand, cirujano ortopedista, orienta su atención a los padecimientos musculoesqueléticos de niños y adultos. También enfoca su profesión a atender trastornos relacionados con la traumatología y ortopedia de adultos, así como de la población pediátrica, con amplia experiencia en escoliosis y deformidades de columna.

¿Por qué ocurren las lesiones por estrés de fémur?

Las fracturas por estrés suceden en los huesos que han padecido fatiga constante por tener que superar el peso que pueden cargar de manera repetitiva, esto genera una falta de equilibrio entre la condición ósea y la construcción del hueso. Las lesiones ocurren en zonas del cuerpo con gran estrés lo que termina por ocasionar que el hueso se rompa y se tenga que acudir con un traumatólogo ortopedista.

Cuando se habla de una zona corporal sometida a estrés, nos referimos a que existe movimiento repetitivo y constante en el hueso, junto a esto el área no recibe el descanso adecuado. Lo que a lo largo ocasiona debilidad muscular, así como perdida de la capacidad de poder resistir los impactos en la pierna o área estresada.

Este tipo de lesión es muy común en los deportistas de alto rendimiento, también en aquellos aficionados que practican alguna actividad física. Puede presentarse con molestias en la cadera o en la ingle y si no se atiende a tiempo puede empeorar y verse limitado el rango de movimiento.

Las fracturas ocurridas en el cuello femoral pueden dividirse en dos, una de ellas es la que ocurre debido a la tensión en donde las molestias afectan la cara lateral superior del cuello y el riesgo de devenir en una fractura completa aumenta; en estos casos la detección temprana es primordial. La segunda es la que produce por compresión, y se relaciona con el cuello femoral medial inferior; además, suele ocurrir en aquellas personas que corren. De cualquier manera, es un caso para un especialista en ortopedia y traumatología.

Cuando existe una fractura por estrés en el eje femoral las personas tienen a padecer dolor en la pierna, esto suele confundirse y se tiende a pensar que se trata de una lesión muscular. Sin embargo, de acuerdo con la gravedad del trauma el medico podrá recomendar un tratamiento que no requiere intervención quirúrgica.

Las fracturas suelen ocurrir en el cuello femoral la verdad es que es posible que se presenten también en cualquier zona del eje, ambas son partes que constituyen este hueso. Es por eso que las personas deben ser muy conscientes de los movimiento que realizan, sobre todo cuando se trata de deportistas y practicantes aficionados, ya que de no realizar cambios en sus actividades las fracturas pueden complicase y empeorar.

¿Qué factores pueden presentar riesgos para esta lesión?

No solo el deportista de alto rendimiento que somete su cuerpo a entrenamientos intensos está propenso a sufrir este tipo de lesión. También aquellas personas que suelen correr de manera aficionada o recreativa, aquellos que practican deportes como fútbol basquetbol o sean bailarines con un alto nivel de entrenamiento. También son propensos los fumadores o los que toman bebidas alcohólicas, las personas que padecen de algún desequilibrio biomecánico.

Por otro lado, los síntomas que se presentarán son un dolor en la zona afectada, así como un incremento del malestar al momento de tocarlo. También se observa inflamación, los malestares suelen incrementarse cuando se realiza alguna actividad física, la ingle se afecta también. Todo esto debe comentarse cuando acuda con el encargado de traumatología.

Una vez que asista con un especialista este le realizará varias pruebas para comprobar que efectivamente se trata de una lesión por estrés femoral. Para esto es posible que se le indique la toma de radiografías o resonancia magnetica. De aquí se procederá a llegar a un tratamiento adecuado al padecimiento que la persona presente.

Una vez llevado el tratamiento la persona debe tener cuidado al querer reincorporase a sus actividades cotidianas. Sobre todo, cuando decida volver a realizar deporte, debe hacerlo de forma progresiva, lo primero será realizar ejercicios que estén orientados a fortalecer y devolver el rango de movimiento. Cuando el paciente pueda pasar días sin dolor entonces se contemplará la posibilidad de regresar de manera total a su actividad deportiva o rutina de ejercicios.

Ahora bien, cuando la persona tuvo que pasar por una intervención quirúrgica, debe permanecer un tiempo sin apoyar el peso. De cualquier manera, llevar rehabilitación es fundamental en estos casos. Otro punto importante es el prevenir este tipo de lesiones y proteger su cuerpo. Para lograrlo las personas deben estar conscientes del tipo de actividades que realiza y como estas pueden ocasionarle ciertas lesiones.

Pueden disminuir sus días de ejercicios y la intensidad, sobre todo cuando se trata de personas que no son profesionales. También es importante que los zapatos que usen para realizar actividades de alto impacto estén acondicionados para que puedan absorber los golpes. Pueden modificar los movimientos a fin de protegerse el hueso femoral, de cualquier manera, este tipo de situaciones siempre tendrán que estar a cargo de especialistas que lo puedan orientar y le ayuden a proteger su cuerpo y realizar las actividades de manera que no representen un riesgo a su salud.

Para tratarse esta o alguna otra lesión acuda con un especialista en ortopedia y traumatólogia como el Dr. Alejandro Dabaghi Richerand. Hable al teléfono (55) 5272 0863 para agendar una cita. También está la opción de mandar un correo electrónico a la dirección daba5568@gmail.com en donde puede consultarnos cualquier duda.

Publicaciones recientes

Comience a escribir y presione Enter para buscar