Importancia de la terapia psicológica en el tratamiento de lesiones

En Blog

Las técnicas empleadas para permitir a una persona que ha sufrido de alguna enfermedad o lesión que afecta los componentes de su sistema musculoesquelético, recuperar, desarrollar y readaptar la movilidad de su cuerpo son de lo más diversas. Dependiendo de la naturaleza y gravedad del problema, un especialista en traumatología determina el tipo de tratamiento adecuado, el cual puede ir desde fisioterapia, en la que no se hace uso de fármacos, hasta la cirugía. En esta ocasión hablaremos de la importancia de seguir un programa integral de tratamiento y rehabilitación, particularmente de necesidad de atender el aspecto psicológico durante todo el proceso de recuperación

Antes de comenzar es necesario mencionar la importancia de acudir con un especialista cuando hemos sufrido de algún tipo de traumatismo, o bien cuando padecemos una enfermedad que afecta la movilidad de nuestro cuerpo. Tal y como ocurre con otras clases de padecimientos, aquellos que afectan el estado normal de huesos, músculos, tendones, ligamentos y articulaciones, merecen atención inmediata para minimizar las consecuencias negativas que puedan tener tanto para la parte afectada como para otros componentes del cuerpo. Un diagnóstico oportuno nos permitirá recibir el tratamiento adecuado que, además de mitigar el dolor que suele acompañar a los padecimientos que afectan al sistema musculoesquelético, nos permita recuperarnos en menor tiempo con el menor daño posible, de manera que la movilidad y funcionalidad de nuestro cuerpo no se vea gravemente afectada.

Durante el diagnóstico, el especialista en traumatología evalúa el estado de la o las partes afectadas tras el traumatismo o la enfermedad, y a partir de las capacidades funcionales que identifique, así como de la naturaleza del problema, determina qué tipo de tratamiento y programa de rehabilitación resultan más adecuados. Todo programa de rehabilitación tiene el objetivo de recuperar, desarrollar y fortalecer las aptitudes físicas, principalmente en cuestión de movilidad y fuerza así como trabajar las aptitudes sensoriales, intelectuales y psicológicas del paciente, que en muchos casos llega a tener que modificar su estilo de vida por completo a raíz de una lesión o enfermedad con repercusiones en huesos, músculos o articulaciones, lo que puede desencadenar problemas de adaptación social y trastornos psicológicos.

Como puedes ver, el tratamiento y rehabilitación de este tipo de afecciones debe ser integral y abordar no únicamente la esfera física, sino también la psicológica y social del paciente. Para algunas personas podría resultar extraño pensar que en el tratamiento de una lesión es necesaria la intervención de un psicólogo o incluso de un psiquiatra, pero si consideramos que un problema que afecta los componentes de nuestro cuerpo que se involucran en nuestra movilidad genera una incapacidad temporal o permanente, comienza a ser algo más comprensible.

Las lesiones y enfermedades que repercuten en el sistema musculoesquelético requieren, en la fase temprana de su tratamiento, reposo y una serie de cuidados especiales. La indicación de descansar e inmovilizar la parte afectada suelen ser recomendaciones que invariablemente los especialistas dan a los pacientes que acuden a consulta. El periodo de reposo y rehabilitación durante el que el paciente presentará cierto grado de discapacidad varía, pero en cualquier caso exigen que el paciente modifique su rutina diaria, y para muchas personas, factores como el suspender sus actividades, tener restricciones en cuanto movilidad y verse en la necesidad de pedir ayuda para realizar tareas básicas mientras se encuentra en proceso de tratamiento y recuperación, pueden ser desencadenantes de ansiedad y depresión debido al aislamiento que llegan a ocasionar, y a las repercusiones en el ámbito personal, académico y laboral.

Diversos estudios realizados han demostrado que los aspectos psicológicos tienen gran influencia en el tiempo de recuperación de una lesión, lo que resulta más evidente en aquellas personas que dedican su vida al deporte u otras actividades que implican el trabajo con su cuerpo, como los bailarines. Este grupo de profesionales sabe que, aunque sigan el programa de rehabilitación tal y como los especialistas lo dictaron, es probable que su cuerpo no se recupere por completo y que no podrán recuperar el tiempo de entrenamiento y práctica perdido a raíz de la lesión, lo que generalmente tiene repercusiones en su carrera.

Si bien, los deportistas, bailarines y otros artistas escénicos, por las exigencias de su quehacer, son los que llegan a presentar mayores complicaciones en el proceso de rehabilitación debido a la influencia del factor psicológico, ninguna persona está exenta de sufrirlos. Los pensamientos negativos que surgen por una lesión o enfermedad son de lo más diversos, el temor a no recuperarse correctamente, la frustración y enojo provocados por padecer la enfermedad o haber presentado un traumatismo, el rechazo al estado actual y la incertidumbre del futuro se hacen presentes con bastante frecuencia y por lo regular hacen que el paciente se aísle, desarrolle ansiedad y trastornos de depresión. Si el especialista identifica que el paciente necesita de atención psicológica es de suma importancia que las personas cercanas al paciente le brinden su apoyo, ya que de lo contrario es posible que decida abandonar el programa de rehabilitación.

La atención psicológica, además de ser de importancia para la permanencia del paciente en el programa de tratamiento y rehabilitación, permite la recuperación de habilidades y aptitudes que pueden verse afectadas a raíz de este tipo de padecimientos así como su readaptación a la sociedad para que su calidad de vida se vea afectada lo menos posible. En próximas entradas hablaremos de la manera en que el tratamiento psicológico puede ser de ayuda en un programa de rehabilitación de padecimientos tratados por la traumatología.

Mensajes Recientes

Deja un comentario