Información sobre el tratamiento para escoliosis

Desafortunadamente, la escoliosis es una enfermedad que puede afectar a muchas personas, desde niños hasta personas adultas; sin embargo, en la actualidad existen ya distintos tipos de tratamientos para enfrentarse a esta condición. Por eso, en esta ocasión traemos al blog de Orthodaba un poco más de información sobre el padecimiento y el tratamiento para escoliosis.

            Primero que nada, es importante comprender en qué consiste esta enfermedad. Una definición sencilla nos dice que la escoliosis es la curvatura anormal de la columna vertebral, ya que sabemos que en la columna hay algunas curvas que son normales o fisiológicas que son completamente normales, como algunas que están en las regiones cervical y lumbar, y en la columna dorsal es normal que haya una curva llamada cifosis.

En el caso de la escoliosis, esta consiste en una curva en la vista frontal, la cual se acompaña de  rotación o torsión en las vertebras, lo que resulta en una curva que tiene la apariencia de una “C” o una “S”. Es posible que surjan de manera simultánea dos curvas, una superior y otra inferior, en direcciones opuestas la una de la otra, y también es posible que sólo haya una curva en una sola dirección; dependerá de la edad, causa de la escoliosis, localizacion, magnitud de la curva y velocidad de progresión el tipo de tratamiento para escoliosis que se recomiende.

Con respecto a los efectos que esta enfermedad tiene en el cuerpo, lo que provoca es una deformación anatómica de las costillas, las vértebras los ligamentos y los discos. Las vértebras usualmente toman forma de cuña habiendo también compresión de los pedículos y una importante rotación de la vértebra. Asimismo, normalmente las costillas de deforman gracias a la inclinación de las vértebras, y debido a la rotación de la caja torácica esta pierde la forma y se ve aplastada más de un lado que del otro; finalmente, el disco intervertebral es aplastado en el lado cóncavo y se descomprime del otro.

La escoliosis puede afectar tanto a las niñas como a los niños, aunque es más común en ellas, y usualmente se presenta entre las edades que comprenden la adolescencia. Asimismo, existen distintos tipos de escoliosis, pero en términos muy generales suele clasificarse como, congénita, que es causada por anomalías al momento de nacer, o idiopática, que quiere decir que su origen no es conocido, y siendo esta la más común. A la hora de diagnosticarla, lo más importante es evaluar el grado de inclinación lateral y la rotación de las vértebras, además de la edad de inicio, pues entre más grande sea el grado de desviación de la columna, más serías serán las consecuencias que sufra el paciente a largo plazo.

Si la escoliosis llega a ocurrir en una edad muy temprana, el pronóstico es menos optimista, pues el crecimiento tiende a aumentar la inclinación de la columna vertebral, a la vez que infiriere con el desarrollo pulmonar. Por eso, es fundamental que no se ignore el tratamiento para escoliosis, pues, afortunadamente, la gran mayoría de las curvaturas son leves, por lo que en ocasiones basta con que el menor sea evaluado periódicamente para vigilar la progresión de la curvatura. En los pacientes que se encuentran en la etapa de crecimiento, normalmente se recomienda un tratamiento cuando la curva ha progresado más de 20 grados, y para estos casos existe una gran variedad de aparatos ortopédicos diseñados en función del tipo de curvatura, cuya función es mantener la curvatura para que no empeore conforme los pacientes vayan creciendo, y normalmente es necesario que se utilicen durante un mínimo de 16 horas al día.

La ventaja que tienen estos aparatos ortopédicos es que son, normalmente, muy eficientes cuando el paciente tiene la disciplina de usarlos de acuerdo a las instrucciones de su médico. Además, también es posible recurrir a la fisioterapia para minimizar la tensión de los tejidos blandos y los músculos alrededor de la curvatura. Uno de estos aparatos es el corsé toracolumbosacro, que es una herramienta para combatir los signos de la escoliosis, pero es posible que cuando se deje de usar la columna vertebral empeore, de modo que es fundamental fortalecer los músculos durante el periodo de uso, para evitar que estos se atrofien, además de ir eliminando el uso del corsé poco a poco.

También es posible que el tratamiento para escoliosis recomendado por el médico sea uno de tipo quirúrgico, al cual se recurre generalmente cuando la curvatura de la columna vertebral ha avanzado a más de 40 o 50 grados. En estos casos, existen variables que pueden afectar la programación de la cirugía, como la cantidad de curvas, la ubicación de las mismas y la velocidad a la que estas progresan, además de la edad y etapa de desarrollo del paciente. El resultado principal que se busca obtener de una cirugía es la prevención de la progresión de la curva, pues es difícil corregir por completo la deformidad, de modo que lo más realista es esperar que la restauración de la alineación normal traiga consigo una reducción de la curva.

La cirugía para la escoliosis consiste en la inserción de barras y tornillos que se conectan a las vértebras individuales. En todos los casos  es necesario un injerto de hueso para fusionar los segmentos instrumentados previniendo de esta manera progresión futura de la escoliosis. Posteriormente a la cirugía, el paciente tendrá una recuperación paulatina en el nivel de actividad logrando con los métodos actuales una reintegración a sus actividades diarias en un periodo de 1-2 semanas y actividades deportivas después de los 6 meses de la cirugía. .

Como hemos visto, el diagnóstico y la determinación de un tratamiento para escoliosis sólo puede ser dado por un médico especialista con experiencia en este tipo de casos. Acércate a Orthodaba para hacer una cita con el Doctor Alejandro Dabaghi Richerand especialista en el tratamiento para escoliosis.

Mensajes Recientes

Deja un comentario