La importancia de acudir con un especialista en traumatología infantil para atender los pies planos en los niños

En Blog

Damos la más cordial bienvenida a todos y cada uno de nuestros lectores que una vez más ingresan al Blog de la Clínica de Ortopedia y Traumatología del Dr. Alejandro Dabaghi Richerand para conocer con más detalle los diferentes temas que aquí tratamos y que están relacionados con las enfermedades ortopédicas y traumáticas. En esta ocasión, abordaremos un tema ampliamente relacionado con la traumatología infantil: los pies planos. Esperamos que después de leer este artículo ustedes, queridos lectores, no tengan ninguna duda sobre el tema.

El pie o pies planos es una de las enfermedades o padecimientos más frecuentes entre los niños, debido a que no utilizan el calzado adecuado para que su pie se desarrolle de manera correcta. Si bien es cierto que hasta los cuatro años es normal que los niños tengan el pie plano, lo cierto es que después de esa edad es necesario consultar al traumatólogo infantil para que determine si el crecimiento y desarrollo del niño es el más adecuado. Desafortunadamente, en México no se tiene una amplia cultura de la prevención, por lo que el porcentaje de niños que crecen con pie plano es muy elevado.

Los expertos definen el pie plano como un padecimiento común que genera una disminución en la altura del arco longitudinal de la planta del pie. Generalmente, el pie plano es acompañado por una pequeña desviación del talón hacia el exterior (este padecimiento es llamado como talo valgo) y por ello, el padecimiento recibe el nombre de pie plano-valgo. En los niños que no consultan al especialista en traumatología infantil es muy probable que se les desarrolle cualquiera de los dos tipos de pie plano: pie plano flexible o pie plano rígido, cada uno de ellos con características diferentes que pueden generar problemas mucho más complejos en la etapa adulta de aquellas personas que no se trataron la enfermedad a tiempo.

El pie plano flexible se caracteriza, principalmente, por ser un pie con una estructura esquelética normal; sin embargo, tiene mucha flexibilidad en sus articulaciones, por lo que cuando el pequeño se pone de pie y apoya su peso, el pie tiende a hundirse y el talón a desviarse hacia afuera, generando problemas en su manera de caminar. Si a este pie se le pone una plantilla, el arco vuelve a aparecer y el talón se sitúa en su posición, permitiendo al menor caminar de forma adecuada y tener un desarrollo correcto que le beneficiará en su edad adulta. Este es el tipo de pie plano más frecuente entre los niños y, hasta cierto punto, es considerado como una normalidad en los primeros años de vida.

Por su parte, el pie plano rígido se caracteriza por presentar otro tipo de problemas y deformaciones de pie de los pequeños. Básicamente, el pie plano rígido cuenta con uniones anormales entre los huesos del pie, provocando deformaciones en la altura del arco longitudinal y una desviación en el talón, generando, de igual manera, problemas para caminar. Desafortunadamente, esta situación es definitiva y no cambiará con el paso de los años; quizás sólo es posible que el niño utilice una plantillas especiales para permitirle que su pie adquiera la forma adecuada para caminar; sin embargo, cuando el niño se quite la plantilla el pie volverá a su estado normal, por lo que tendrá que utilizar las plantillas de por vida.

Lo cierto es que el pie plano rígido sólo se presenta en el 20% de los niños, mientras el 80% de los niños presentan pie plano flexible, por lo que la gran mayoría de los casos de pie plano pueden ser tratados con éxito por el especialista en traumatología infantil. Lo cierto es que sólo el 20% de la población logra desarrollar un arco con longitudinal normal, mientras tanto, el resto de la población logran desarrollan el pie plano flexible, por lo que es considerado como un pie funcional, indoloros y funcionales. Actualmente este tipo de pie es considerado como una variación de la normalidad que no impide a las personas y a los niños desarrollar sus actividades cotidianas de forma normal.

En el caso del pie plano rígido, éste no se compone con el paso de los años y, alrededor de los 10 años, los niños comienzan a presentar molestias que les impiden caminar largas distancias o realizar actividades deportivas de forma normal. Muchas veces los niños llegan a sufrir dolores en las articulaciones del peroné, detrás del tobillo, debido a que se contracturan al intentar mover las articulaciones que están rígidas a causa de las deformaciones en las uniones óseas. Asimismo, el pie plano rígido evita que el pie cuente con la capacidad de adaptarse a las irregularidades naturales del terreno, por lo que los pacientes suelen tener frecuentes lesiones en el tobillo, las cuales, evidentemente, afectan su calidad de vida y las de sus familiares.

Sin duda, el problema del pie o pies planos es muy frecuente, por lo que siempre es importante acudir con un especialista capacitado en traumatología infantil para que atienda lo más pronto posible las enfermedades relacionadas con el sistema musculo-esquelético en el menor. No obstante, es muy importante acudir con un especialista que realmente se encuentre bien capacitado para tratar este tipo de enfermedades.

En la Clínica de Ortopedia y Traumatología del Dr. Alejandro Dabaghi Richerand, por ejemplo, su niño recibirá una atención con calidad humana y de un profesional como el Dr. Alejandro Dabaghi Richerand. Gracias a los años de experiencia y a la constante actualización de conocimientos con que cuenta el Dr. Alejandro Dabaghi Richerand, miles de pacientes de todas las edades han logrado solucionar sus problemas del sistema óseo y han logrado recuperar su calidad de vida.

Mensajes Recientes

Deja un comentario