La importancia de llevar a sus hijos con un ortopedista

Los especialistas en ortopedia pediátrica son los encargados de tratar los padecimientos del sistema musculo esquelético que los niños pueden tener a edad muy temprana. Existen muchas señales del momento en que tienen que llevar a sus hijos con un ortopedista, como cuando caminan mucho sobre las puntas del pie, se caen de manera frecuente después de los cinco años, o solo por asegurarse de que se desarrollen adecuadamente.

Los ortopedistas están preparados para diagnosticar, tratar, rehabilitar y prevenir las lesiones y los padecimientos comunes del sistema locomotor, que se conforma por los huesos, las articulaciones, los ligamentos, los tendones, los músculos y los nervios musculares.

Los niños, durante su etapa de crecimiento pueden sufrir o tener un padecimiento, ya sea congénito o traumatico, el cual afecte el desarrollo del sistema musculo esquelético o genere deformaciones que afecten su calidad de vida y desarrollo hasta la adultez, es por ello por lo que es de suma importancia llevar a sus hijos con un especialista en ortopedia pediatrica.

En los primeros años de vida de sus hijos es completamente normal que tanto las caderas, las rodillas y los pies se encuentren un poco fuera de lugar, y puede ser preocupante para algunos padres, sobre todo si son primerizos; la razón de que se vean ligeramente desviados es que sus huesos y articulaciones se encuentran en pleno crecimiento y aún no se han adaptado a su postura final. Todos los músculos, así como la postura, se corrigen de manera paulatina de acuerdo con su desarrollo motriz y la realización de actividades como el gatear, permanecer de pie, caminar y correr.

Sin embargo, si después de los tres años de edad aún continúan viendo problemas en su postura deben acudir con un especialista, puesto que a esta edad el desarrollo motriz ya está más controlado. Durante su desarrollo es importante que lleven a sus hijos con un especialista en ortopedia al menos una vez al año, o si notan algún problema, para que sea este quien determine si existe un padecimiento que requiera tratamiento o seguimiento, o si solo se trata del desarrollo que en cada niño es totalmente diferente y normal.

Existe una amplia variedad de padecimientos que puede sufrir un niño durante su desarrollo, que afecten su forma de caminar, su postura, la capacidad de realizar algunas actividades y su calidad de vida. Una de las más comunes es el pie plano, que en los niños se define como pie plano pediátrico, y es de suma importancia que sea detectado con anticipación para corregirlo a tiempo.

El pie plano se origina a causa de que los tejidos que sostienen las articulaciones del pie son muy flexibles. Si bien con el paso de los años se van fortaleciendo y en la mayoría de los casos deja de ser un problema, es importante diferenciar el pie plano fisiológico del patológico. Los síntomas de este padecimiento son el dolor en pies, tobillos, rodillas, limitaciones de movimiento en la vida diaria y en actividades deportivas.

El especialista en ortopedia pediátrica puede diagnosticarlo realizando una observación detallada de la pisada del niño con una visión de la huella plantar en un podoscopio y al ver la pisada al caminar. Su tratamiento depende de la presencia de síntomas y si hay alguna limitación para las actividades de la vida diaria y deportivas. Es importante destacar que no todos los niños con pie plano requieren de tratamiento.

Otros de los padecimientos que frecuentemente hacen a los padres buscar una valoración por el medico son la deformidades angulares y rotacionales. Estas es importante mencionar que en una gran proporción de los casos son cambios normales que ocurren durante el crecimiento durante distintos momentos, por lo cual el rol del ortopedista pediatra será determinar si estos cambios que están ocurriendo son normales o anormales.

Tambien es importante destacar que durante la valoración con el ortopedista pediatra se determinara si la ganancia de altura y peso es normal con lo cual se podrán determinar si existen alteraciones musculoesqueleticas relacionadas con un adecuado aporte nutricional.

Otro de los motivos para llevar a los niños con un especialista en ortopedia y traumatología pediátrica son las lesiones de origen traumaticas las cuales ocurren con mucha frecuencia en los niños y adolescentes. En términos generales estas tienden a ser de baja energía y en la mayoría de los casos requerían unicamente un periodo de inmovilización suficiente para permitir la cicatrización del hueso; sin embargo en ocasiones cuando hay desplazamientos y anulaciones significativas puede ser necesaria la intervención del medico.

Un último padecimiento que detecta el ortopedista pediatra es la displasia del desarrollo de la cadera, una alteración en la formación y desarrollo de la articulación de la cabeza del fémur y el acetábulo. Esta es la displasía mas frecuente ya que afecta a 1 de cada 1000 niños. Es importante su detección temprana y tratamiento para evitar un desgaste acelerado de la articulación de la cadera.

Si observan alguna anomalía en el caminar de sus hijos, acudan con un ortopedista para descartar cualquier padecimiento.

El Dr. Alejandro Dabaghi Richerand, especialista en ortopedia pediátrica con subespecialidades en el Hospital Shriners para Niños México y University of Michigan Health System, USA, les brindará la mejor atención especializada en su clínica, junto con un equipo multidisciplinario que cuenta con una amplia experiencia en los tratamientos de la escoliosis, deformidades de columna y padecimientos del sistema musculo esquelético en niños y adultos. Pidan una cita y visítenos en nuestro consultorio localizado al poniente de la Ciudad de México.

Mensajes Recientes

Deja un comentario