La prueba de Adams para detectar la escoliosis

Como ya hemos mencionado en entradas anteriores, la escoliosis es un padecimiento de la columna vertebral, la cual se distingue por tratarse de una curvatura lateral que ocurre frecuentemente en la infancia. Aunque es posible que se presente debido a factores como la distrofia muscular o la parálisis cerebral, no se saben cuál es la causa en la mayoría de los casos. Una de las pruebas más aceptadas y usadas para detectar este problema es la llamada prueba de Adams, pero, ¿en qué consiste? A responder tal pregunta nos dedicaremos en esta nueva entrada de nuestro blog. No olviden contactar al Dr. Alejandro Dabaghi Richerand si necesitan el respaldo de un experto en el tratamiento de este tipo de problema de la columna. Sin más que agregar, ¡comencemos!

Para entender esta prueba y sus alcances remontémonos al pasado. Su origen se encuentra con el Sr. William Adams (1820-1900) y el Dr. Thomas Hodgkin (1798-1866) los cuales describieron la mencionada curvatura de la columna en un examen postmortem de un médico contemporáneo en 1854. El Sr. Adams posteriormente describió su prueba en una serie de conferencias sobre la patología y el tratamiento de la curvatura lateral, entre otras formas de la columna vertebral. La señalada prueba que hoy en día es practicada por todo ortopedista pediatra tiene los siguientes contenidos.

  • Se inspecciona al paciente de pie con los pies juntos y las rodillas extendidas y rectas con los brazos a los lados. Con respecto a la cabeza, esta debe estar en posición neutral y vertical. Una vez establecida la posición, el paciente es inspeccionado desde el frente, notando diferencias en la alineación del hombro, la cintura de lado a lado o prominencias del tórax.
  • El paciente es nuevamente inspeccionado desde la parte posterior, notando diferencias en la alineación del hombro, la cintura, la prominencia de la escápula o las costillas. Es importante en este punto anotarse la ubicación y lateralidad de cualquier anomalía potencial.
  • Una vez hechos los puntos anteriores se les indica a los pacientes que junten ambas palmas, con la cabeza hacia abajo y que se inclinen hacia adelante, como si estuviesen buceando. Las palmas deben estar juntas pero los brazos deben colgar con soltura.
  • Los ojos del examinador deben estar nivelados con la columna vertebral por detrás y notar si hay alguna diferencia en la escápula, la caja torácica o los músculos paraspinosos.
  • Si se usa un escoliómetro (inclinómetro) y se localiza una diferencia en la lateralidad, se considera que 5-7 grados es el punto de corte para la detección positiva.

Otros puntos que tener en cuenta durante la prueba incluyen el examen dermatológico para detectar signos de neurofibromatosis (por ejemplo, pecas axilares, manchas color café con leche o fibromas subcutáneos), examen articular para detectar signos de enfermedad del tejido conectivo (por ejemplo, laxitud articular o aracnodactly) y la localización de anomalías espinales de la línea media como el hoyuelo. Cabe agregar que la discrepancia en la longitud de la pierna también puede causar una prueba de Adams falsa positiva.

Si bien la inspección y la prueba de Adams parece ser simple e indolora, los pacientes a menudo no entienden las instrucciones o no logran mover su cuerpo en la posición correcta, por lo que necesitan instrucciones adicionales. Es posible que se deba recordar al paciente que permanezca erguido durante la parte vertical de la prueba con el peso equilibrado entre los pies. Esto debería corregir cualquier cambio de posición que sea causado únicamente por la postura o el posicionamiento. Si las anomalías no se corrigen, existe entonces una posible escoliosis o una discrepancia en la longitud de la pierna. La colocación de los dedos del examinador en la parte superior de la escápula y el pulgar en el ángulo inferior de esta, también puede ayudar al médico a determinar si existen diferencias leves en la altura de los hombros o prominencias escapulares. La percepción espacial del examinador de dónde se encuentran sus manos en el espacio puede ser más sensible que la inspección visual sola. De manera similar, la colocación de las manos del examinador en las crestas ilíacas de forma bilateral también puede permitir una mejor inspección de las diferencias de altura entre los lados, especialmente en pacientes obesos. Cabe añadir que la percepción espacial del médico durante el test también puede detectar pequeñas diferencias de alineación.

Durante la parte de flexión de la prueba, los pacientes a menudo intentarán mantener la cabeza erguida, colocar las manos sobre las rodillas o doblar estas  últimas. Recordar nuevamente al paciente que se mueva en la posición adecuada y la mantenga mientras se realiza el examen es de importancia crucial. Algunos pacientes intentarán tocarse los pies y no tendrán la flexibilidad suficiente para hacerlo, por lo que se moverán durante el examen. Sugerirle al paciente que no hay necesidad de estirarse, sino de inclinarse sólo hacia delante a menudo ayuda. Pasar la mano por toda la columna vertebral desde C7-L5 durante el examen también puede ayudar a evaluar la alineación o la rotación, especialmente en individuos obesos. Las indicaciones para una evaluación adicional se incluyen si se observan anomalías en la exploración física, una lectura del escoliómetro mayor de 5 a 7 grados, un patrón de curva anormal u otros hallazgos no comunes en la exploración física, especialmente en pacientes jóvenes o esqueléticamente inmaduros.

Como puede observarse, la prueba de Adams, desde su aparición y su avance progresivo hasta nuestros días es una de las herramientas de mayor utilidad cuando se trata de detectar la escoliosis, sin embargo, es necesario mencionar que su precisión no es absoluta ya que hay cierto porcentaje de casos que no son determinables por dicha prueba. Pese a ello, sigue siendo (y seguramente seguirá por mucho) uno de los métodos de mayor eficiencia en la ortopedia pediátrica.

Esperamos que esta entrada les haya gustado, estimados lectores y lectoras, por el momento debemos dar por concluida esta entrada, esperando se pongan en contacto con el Dr. Alejandro Dabaghi Richerand si desean el respaldo de un ortopedista DF con amplia experiencia en el tratamiento de la curvatura lateral de la columna. ¡Gracias por su atención!

Mensajes Recientes

Deja un comentario