Lesiones de fútbol y la traumatología

En Blog

Las lesiones de fútbol son cada vez más comunes, ya sea en el deporte profesional o en la actividad recreativa. Esto, debido a que en muchos casos no hay cultura de prevención, aunado a la practica cada vez más frecuente de este deporte a un alto nivel de rendimiento. Es decir que por lo regular, no hay un previo calentamiento, enseñanza de las correctas prácticas, ni un cuidado posterior al juego. Por fortuna, la traumatología llega al rescate cuando alguna lesión de tipo trauma se presenta en los jugadores.

Las lesiones de fútbol pueden ocurrir por diversas razones, ya sea por contacto directo, exceso en la carga de trabajo o esfuerzos máximos que sobrepasan las capacidades biomecánicas del organismo.

La traumatología es el área de la medicina que se encarga de aliviar y solucionar estos padecimientos. Por su parte, el fútbol es un deporte que, aunque no requiere contacto directo con otros deportistas, sí está muy propenso a que estos ocurran. Además, por la naturaleza del juego, que es rápido, requiere de mucho enfoque en las piernas y pies, y además porque se concentra en un equipo, y no en una sola persona, es normal que este deporte sí sea uno de los más traumáticos entre los deportes más populares, al menos aquí en México.

Como decíamos al principio, es una desgracia que las lesiones sigan ocurriendo. La naturaleza del juego, con inicio rápido y detención y contacto físico, conduce a estas lesiones. El más común de estas lesiones se pueden colocar en cinco categorías: lesiones ligamentarias, desgarros musculares, fracturas, lesiones en la cabeza y lesiones de la piel.

Lesiones ligamentarias: los daños de fútbol en el cuerpo que con más frecuencia se ven en el campo, son los que ocurren en el área del tobillo y de rodilla. Los esguinces de ligamentos de la rodilla, en específico el colateral medial y cruzado anterior (en el lado de la rodilla más cercano a la otra pierna), son muy frecuentes. El cambio de dirección y pivotar en el fútbol tienden a causar estas lesiones. Las superficies de los campos que no son regulares también pueden provocar estos daños, particularmente en el tobillo. Por supuesto, puedes evitar estos esguinces si calientas adecuadamente y además, estiras, previa y posteriormente.

Fracturas: Por lo general, las fracturas más frecuentes suceden en las piernas, los tobillos y los pies, pero por supuesto, una fractura en el brazo o en alguna costilla no se descartan por completo. Las fracturas de mandíbula son escasas pero también suceden y son bastante graves. La principal razón de las fracturas es el contacto directo con los jugadores, empujones fuertes y barridas al chocar con otros futbolistas.

Desgarros musculares: Los estiramientos de músculos son aquellos que sobrepasan el promedio de la fuerza de estiramiento, llegando demasiado lejos, contrayendo un músculo contra resistencia o contrayendo un músculo duro cuando no está listo para estirarse. Debido a que en este deporte se utilizan mucho las piernas, allí es donde más suelen suceder estas lesiones. Los músculos del muslo (ingle, tendón de la corva y cuádriceps) y la pantorrilla son más frecuentemente lesionados. Si se hacen ejercicios de estiramiento regular, aumentando la flexibilidad natural, se disminuye la probabilidad de sufrir una de estas tensiones musculares. Además, los calentamientos sirven también de mucha ayuda, pues la sangre fluye, estira cada grupo muscular y minimiza la tensión sobre los estiramientos.

Golpes en la cabeza: Concusiones son muy comunes pero también los golpes en la mandíbula pueden causar heridas dentales, o los golpes cerca de los ojos, lesiones oculares. Las conmociones cerebrales son especialmente preocupantes. Los golpes en la cabeza, en general, suceden sobre todo cuando se quiere alcanzar la pelota entre dos jugadores y chocan entre sí. Atacar directamente la pelota con intención no causa ninguno de estos problemas, el contacto con otra cabeza, sí.

Lesiones en la piel: La piel es el órgano más grande de todo nuestro cuerpo. Es una armadura que protege el resto de tus sistemas. Justamente por ello, resulta también de las primeras afectadas en partidos de fútbol que no se practican con seguridad y reglas. Pueden suceder quemaduras o cortes, pequeños rasguños o grandes heridas que pueden desangrar a un jugador, o bien, laceraciones del cuero cabelludo. Éstas deben ser rápidamente tratadas para que no haya probabilidad de infección o coágulos.

Como puedes ver, hay muchos riesgos en este tipo de deporte que es el famoso fútbol soccer, como es conocido mundialmente. Aunque es divertido y permite que el cuerpo se mantenga en forma, pues haces cardio y fuerza para moldear músculos, en realidad puede ser altamente peligroso. Esto sucede porque desde el principio no se enseña al juego limpio, a la preparación o calentamiento, y porque no se juega en equipo sino individualmente (aumentando la agresión, pues no hay en quién apoyarse).

Si eres de las personas que juegan al fútbol y has sufrido algún tipo de trauma debido a él, quizá quieras acudir a nuestras instalaciones, donde te daremos la mejor atención durante la consulta. Posteriormente analizaremos tu caso y te daremos el tratamiento más acorde a la solución que requieres: algo efectivo, rápido y económicamente justo. No importa si es sólo una pequeña torcedura o si requieres cirugía. Con nosotros en nuestra clínica de Traumatología y Ortopedia, puedes estar seguro de que tu cuerpo recobrará la salud lo más pronto posible. Pero claro, necesitamos de tu ayuda. Haz el primer contacto hoy, si te encuentras lesionado por el fútbol.

Mensajes Recientes

Deja un comentario