Lo que debes saber sobre la escoliosis

En Blog

La escoliosis es una anomalía tridimensional que ocurre cuando la columna vertebral gira y se curva hacia los lados. La mayoría de las veces esta condición no tiene causa conocida, en cuyo caso se le denomina idiopática. Aunque la causa es desconocida, tiene una predisposición genética. Si quieres saber más de este padecimiento, continúa leyendo. Debido a que la gente no se encuentra previamente informada, la ansiedad y angustia son comunes cuando se diagnostica. Entre los otros rumores principales se encuentra aquel que dice que se desencadena a partir de un suceso específico. A pesar de lo que usualmente se piensa, ciertas acciones regulares como cargar peso o dormir de lado, no son causa de esta enfermedad. Sin embargo, es una enfermedad silenciosa. Al principio, cuando aún no se encuentra avanzada, pocos signos se reconocen.

Cualquier curvatura espinal lateral o lateral de al menos 10 grados, medida en una radiografía de la columna vertebral, se considera escoliosis. Sin embargo, ese pequeño tamaño de la curva no muestra signos o síntomas. A medida que la curva progresa a 20 grados o más, hay una mayor probabilidad de que la persona o alguien externo, con atención a los detalles,  note anormalidades tales como ropa que cuelga de manera desigual o el cuerpo inclinado hacia un lado. En general, la escoliosis idiopática no suele causar dolor, sino molestias muy leves, sobre todo si se inicia en edades jóvenes, puesto que el cuerpo es fuerte aún.  Sin embargo, una curva de la escoliosis puede causar desequilibrios del tronco que aumentan la probabilidad para los espasmos del músculo, los cuales sí pueden causar alguna dolencia.

¿Cuáles son estas curvaturas de las que hablamos? Una curva de esta anomalía puede reconocerse por una forma de C hacia atrás e implica la columna vertebral doblando hacia los lados a la derecha, que también se llama dextroscoliosis. La curvatura espinal lateral en el lado izquierdo de la espalda es más parecida a una forma C regular y se llama levoscoliosis.  Aquí hay cuatro tipos comunes de curvas que se pueden identificar desde una primera cita con un especialista: Curva torácica derecha. Si se dibuja una línea recta en el centro de la espalda, esta curva se curva hacia el lado derecho de la parte superior de la espalda (región torácica). Curva toracolombar derecha. Esta curva se curva hacia el lado derecho, comenzando en la parte superior de la espalda (torácica) y terminando en la parte inferior de la espalda (lumbar).

Curva lumbar derecha. Esta curva se curva hacia el lado derecho, comenzando y terminando en la parte inferior de la espalda. Doble curva mayor. Con regularidad, una curva doble involucra la curva torácica derecha en la parte superior y la curva lumbar izquierda en la parte inferior. Las personas que tienen una doble curva principal pueden no mostrar irregularidades cotidianas de una deformidad (es menos obvio) debido a que las dos curvas se balancean entre sí. Varios otros tipos de curvas son posibles, como una curva torácica izquierda. También ha habido casos raros de este padecimiento con curvas triples.

¿Cuál es su tratamiento?

Inicialmente se debe mantener en vigilancia la curvatura anormal, si todavía no ha alcanzado los 25 grados. Cada 4 o 6 meses, el especialista tomará radiografías de la columna vertebral para saber si la enfermedad está progresando o no, y su rapidez de avance. Por otro lado, si este padecimiento ha avanzado más de los 20 o 25 grados, es momento de tomar cartas sobre el asunto. Se recurre entonces a una faja ortopédica especializada, llamada faja dorso-lumbar, para asegurarse de que esta anomalía no avance más y se evite la cirugía. Si a pesar de ello, la curva avanza, la cirugía es entonces considerada.

Al día de hoy, la opción quirúrgica más común para las curvaturas anómalas es una fusión espinal posterior, que puede ofrecer mejores correcciones con menos niveles de fusión (permitiendo una mayor movilidad de la espalda). Aproximadamente el 90% de las personas identificadas con escoliosis idiopática tienen curvas que nunca progresan lo suficiente para requerir refuerzo o cirugía.

Si la cirugía se realiza en niños, adolescentes y jóvenes, el porcentaje de éxito es muy alta, prácticamente garantizada, puesto que el cuerpo es mucho más propenso a resistir intervenciones, sana más rápido y se adapta mejor. En los adultos, por lo regular la escoliosis ya es avanzada y representa mayor riesgo, pero eso no significa que no pueda también ser exitosa. De hecho, por su carácter sumamente grave (que afecta arduamente en todos los niveles la vida de la persona), es recomendable someterse a ella. Cuando se combina la escoliosis con artritis u osteoporosis, la situación se complica. Por ello es indispensable tratar la enfermedad desde sus inicios (en la juventud). De acuerdo al grado de avance del padecimiento, las probabilidades de éxito disminuyen.

Realizar esta cirugía en centros especializados, como Orthodaba, tu clínica ortopédica, es menester para una recuperación total y asegurada. Pide tu respectiva cita para poder iniciar con los preparativos. Recuerda que entre más tiempo pase, la anomalía de curvaturas avanza. Comunícate con nosotros para mayores informes o para agendar lo más pronto posible. Ten por seguro que obtendrás todo lo necesario para que evitemos que este padecimiento siga afectando tu vida, tus aficiones, tu aspecto físico, tus actividades diarias e incluso a tus seres queridos. Queremos ayudarte a recuperar el encanto de la vida, no pierdas más tiempo.

Mensajes Recientes

Deja un comentario