Medicina deportiva: 7 tips para evitar las lesiones deportivas.

Los deportes son sin duda un elemento necesario para la optimización de la salud humana, sin embargo, esto no es siempre aplicable, ya que de estos pueden derivarse algunas consecuencias perjudiciales. Tal es el caso de las lesiones deportivas, las cuales afectan a un considerable porcentaje de los deportistas en todos los niveles, desde el amateur hasta el profesional ante esto la medicina deportiva brinda su conocimiento para tratar los malestares.

Si bien es cierto que muchos de los accidentes y traumatismos durante las actividades deportivas son difíciles de evitar, es posible tomar algunas medidas preventivas con el fin de eludir algunas lesiones frecuentes. Con el fin de ayudarles a aquellos que practiquen algún deporte con regularidad, en esta publicación daremos una serie de tips para evitar lesiones deportivas. No olviden contactar al Dr. Alejandro Dabaghi Richerand si necesitan el respaldo de un experto en medicina deportiva. Sin más que agregar, demos inicio a este artículo que esperamos sea de su agrado.

Si bien las lesiones por ejercicio son comunes, existen algunas medidas que pueden ayudar a prevenir la mayoría de ellas. Es necesario aclarar que los accidentes son imprevisibles, sin embargo, siendo precavido es posible procurar un cuidado adecuado de las articulaciones entre otras partes comprometidas. Los siguientes consejos sin duda les serán de suma utilidad:

  1. Realizarse un examen físico de rutina. Siempre es una buena idea consultar a un experto en medicina deportiva antes de comenzar con cualquier programa de ejercicios. Cualquier actividad nueva puede generar estrés en el cuerpo, especialmente en las articulaciones y el sistema cardiovascular. Una prueba en cinta de correr de seis minutos, por ejemplo, puede ayudar a determinar las limitaciones del cuerpo y dirigir la rutina de ejercicio adecuada en función de la capacidad cardiovascular.
  2. Contraten a un entrenador personal. Si no saben por dónde empezar, busquen un entrenador personal que les ayude a comenzar de manera segura y a estructurar un plan de ejercicios basado en un conjunto claro de objetivos (como la pérdida de peso, la construcción muscular o la capacidad aeróbica). Un entrenador calificado puede ayudarles también a evitar muchos de los malos hábitos que afectan incluso a los mejores atletas, permitiéndoles concentrarse en la forma y no en el peso para lograr los mejores resultados. Unas sesiones de una hora pueden ser todo lo que se necesita.
  3. Comiencen lentamente y aumenten gradualmente. Al principio, no es inusual que las personas entren en entrenamiento con una intensidad que no solo es insostenible sino dañina. Comiencen con un ejercicio moderado de alrededor de 20 minutos tres veces a la semana gradualmente. También pueden determinar el nivel de intensidad de su línea de base utilizando un sistema llamado escala de esfuerzo percibido que mide su respuesta fisiológica al ejercicio.
  4. Calienten antes de comenzar con los ejercicios. Es sorprendente el número de personas que saltan directamente al entrenamiento con pesas o a una cinta rodante sin siquiera molestarse en estirar o calentar los músculos. Incluso si se está en excelentes condiciones, los músculos y tendones estarán apretados cuando se asista al gimnasio por primera vez. Si no se calienta, se corre el riesgo de sufrir una distensión o ruptura si sobreexplota accidentalmente o tuerce una articulación de la manera incorrecta. Mediante un calentamiento adecuado es posible prevenir estos inconvenientes y no se requiere más que un poco de estiramiento, caminar o trabajar los músculos con pesos extremadamente bajos o bandas de resistencia.
  5. No entrenen sin antes haber comido adecuadamente. Ciertamente se va a estar quemando calorías y desarrollando sudor mientras se hace ejercicio, entonces, ¿Por qué entrar con el tanque vacío? Si bien no se recomienda hacer ejercicio inmediatamente después de una gran comida, comer dos horas antes con los alimentos adecuados puede asegurar el tener suficiente combustible para un entrenamiento amplio. Lo mismo aplica a la hidratación, intenten beber medio litro de agua dos horas antes de ejercitarse y tomen sorbos adicionales para reemplazar los líquidos perdidos.
  6. Vístanse adecuadamente en función del deporte. Muchas lesiones deportivas ocurren debido a la falta de equipo adecuado, incluida la ropa y los zapatos incorrectos. Cualquiera que sea la actividad en la que se esté involucrado, es menester asegurar el estar equipado con la ropa y el calzado adecuados para el deporte a practicar. Hay una razón por la que el diseño de la ropa varía en función del deporte, por ejemplo, los pantalones cortos de ciclismo están acolchados o ciertas prendas están diseñadas para absorber el sudor. No es necesario gastar una fortuna en la obtención de la marca “correcta”, simplemente basta con algo que brinde amplia protección contra el impacto, la tensión o el sobrecalentamiento. Si no están seguros de qué comprar, hablen con un entrenador que pueda orientarles en la dirección correcta.
  7. Escuchen a su cuerpo. “Sin dolor, sin ganancia” es probablemente el peor mantra de fitness jamás creado. Si bien un entrenamiento definitivamente puede ser difícil, nunca debe pasar al extremo de llegar dolor. Si sienten dolor de cualquier tipo, incluyendo un calambre o un “ajuste” repentino, retrocedan y descansen. Mientras tanto pueden bajar el peso o pasar a otro grupo muscular hasta que su cuerpo esté mejor equipado para manejar el estrés. Además, si están enfermos con un resfriado o gripe, no pongan tensión adicional en su cuerpo. El ejercicio, por su propia naturaleza, desencadena una respuesta inmune ya que sus músculos son gravados por el ejercicio. Si su sistema inmune es bajo, probablemente se enfermará más al entrenar. Al final, el sobreentrenamiento puede ser tan dañino para su cuerpo como no entrenar lo suficiente. Traten a su organismo amablemente y déjenlo descansar cuando lo necesite.

Con lo dicho podrán tener un mejor control durante las actividades deportivas y evitar la mayoría de las lesiones tanto en las sesiones de entrenamiento como en los eventos deportivos. Esperamos que este artículo les haya resultado agradable, queridos lectores, por ahora nos corresponde darlo por concluido esperando se pongan al contacto con el Dr. Alejandro Dabaghi si necesitan el respaldo de un experto en todo lo relativo a la medicina deportiva. ¡Gracias por su visita!

Mensajes Recientes

Deja un comentario