Medicina deportiva: lesiones comunes y prevenciones para el deportista de alto rendi-miento

En Blog

Ser deportista conlleva sus riesgos, aún más cuando lo eres de alto rendimiento. Una lesión, por pequeña que parezca, puede significar pérdida de competencias, entrenamientos, y hasta una buena oportunidad de crecer profesionalmente. Es por esto que dentro de cualquier equipo o club deportivo debe existir un medico de medicina deportiva, ya que ellos se encargarán de prevenir y atender lesiones muscoesqueléticas; dar rehabilitación y tratamiento; y estarán atentos a su condición medica, así como nutricional.

Sin embargo, es importante saber que hay lesiones comunes entre los deportistas que pueden afectar sus carreras por no atenderlas correctamente. A veces es mejor tomarse el tiempo necesario para la recuperación que querer acelerar el proceso y enfrentarse a una posible recaída.

Una de las más temidas por los deportistas en general es la rotura o lesión de ligamento cruzado anterior; se caracteriza por el desgarre o la ruptura de dicho ligamento que se ubica en la parte interna de la rodilla, justo entre la tibia y el fémur, permitiendo estabilizar la rodilla evitando movimientos de translación anterior. Es una lesión dolorosa y complicada, ya que como ya se ha mencionado se pierde gran parte de la estabilidad de la rodilla.

Debido a que el ligamento cruzado anterior en las personas adultas no tiene la capacidad de cicatrización por sus características  vasculares, en personas activas el tratamiento debe de ser quirúrgico.  Atletas de todo tipo como futbolistas, corredores, esquiadores y básicamente cualquier deporte que requiera del movimiento de la rodilla, son susceptibles a esta lesión particularmente durante ejercicios que requieran cambios repentinos de posición.

Las lesiones musculares también son muy frecuentes en deportes donde los pies y las piernas son la herramienta principal, por esto es importante identificar la gravedad de cada una para poder darle el tratamiento más adecuado. Estas lesiones se dividen en inflamación, contracturas, rotura fibrilares y rotura muscular completas. Todos hemos sufrido una inflamación o un calambre, aún cuando tal vez no nos dediquemos al deporte.

Sin embargo, se dan bastante frecuente cuando realizamos alguna actividad que requirió un esfuerzo intenso. Las lesiones musculares más allá de ser muy dolorosas tienen una importante repercusión en el desempeño de las actividades, ya que al haber estas lesiones se ve afectada la capacidad de coordinación, fuerza y reacción dando como resultado un pobre desempeño atlético.

Los esguinces son el termino utilizado para hacer referencia a lesiones de los ligamentos; estos pueden ocurrir en cualquier parte, sin embargo estos suelen darse más frecuentemente en la rodilla, hombro, codo o en tobillo, debido a un golpe fuerte o un sobre-exceso de actividad. Su tiempo de recuperación también depende del nivel de daño, sin embargo, las más leves pueden tardar como mínimo un mes, tiempo que tarda un ligamento en cicatrizar. Las lesiones deben ser tratadas con cuidado y no ser ignoradas, ya que de lo contrario los ligamentos que estabilizan la articulación pueden quedar insuficientes, dando como consecuencia lesiones repetitivas o de mayor gravedad.

Las lesiones tendinosas resultan muy frecuentes debido a que el tendón es la estructura que conecta al músculo con los huesos y se encarga del movimiento. Estas pueden darse en cualquier actividad física y pueden presentarse a consecuencia de esfuerzos excesivos, sobre-entrenamiento y traumatismos. Al igual que las lesiones ligamentarias estas tienen un tiempo de recuperación que va de entre 4-6 semanas en los casos mas leves y de acuerdo a la gravedad y sitio especifico los tratamientos pueden variar en complejidad y tiempo de recuperación.

Algunas de las recomendaciones que tiene para nosotros la medicina deportiva, independientemente de si eres un deportista profesional o un simple aficionado, son los siguientes: pasar por controles de salud que determinen la cantidad de ejercicio que puedes realizar, así como la intensidad; alimentarte adecuadamente para no llevar a tu cuerpo al desgaste excesivo; tener un calentamiento previo que ayude a tus músculos a estirarse; informar sobre pasadas o recientes lesiones ortopédicas y traumatológicas; y tener el equipo adecuado para el tipo de ejercicio que se a va a realizar.

Para todo ejercicio se tiene que fomentar una condición física, pero esto no se lo logra de un día para otro. Tienes que ir aumentando las rutinas y la intensidad progresivamente para no provocar algún daño. La mayoría de los problemas en ligamentos o articulaciones requieren cirugía, sin embargo, en la medicina deportiva hay algunos tratamientos como la proloterapia y terapia biológica que pueden favorecer una disminución en el tiempo de recuperación.

Sin duda también es un proceso tardado, y debe poner mucho de su parte para que la recuperación sea efectiva, ya que un esfuerzo innecesario en condiciones de este tipo pueden ser contraproducentes, particularmente en el ámbito deportivo.

Es importante que para todos estos tratamientos y diagnósticos se cuente con un médico capacitado. Los ortopedistas se especializan en todo lo que tenga que ver con la movilidad en el cuerpo: huesos, músculos, articulaciones, tendones, ligamentos, nervios, por lo que sin duda te ayudarán a corregir e implementar técnicas para el restablecimiento de tus áreas afectadas.  El Dr. Alejandro Dabaghi Richerand es especialista en cirugía ortopedia y se enfoca en el diagnóstico y tratamiento de lesiones muscoesquléticas, por lo cual es una buena opción cuando de medicina deportiva se trata.

No dejes que, por pasar por alto las recomendaciones o no atender debidamente una lesión, tus actividades deportivas bajen su rendimiento. Es mejor una recuperación completa, aunque sea tardada, en vez de recaer constantemente por no seguir indicaciones.

Mensajes Recientes

Deja un comentario