Ortopedia pediátrica | ¿Cómo mejorar la salud ósea de sus hijos?

Los especialistas en ortopedia pediátrica hemos reiterado en diversas ocasiones que lo huesos crecen más rápido durante la infancia y la pubertad, ya que cada parte de su sistema óseo se hace cada vez más grande y más fuerte hasta que alcanzan lo que se conoce como “masa ósea máxima”, lo que generalmente ocurre entre las edades de 18 y 25 años. La construcción de huesos fuertes durante la infancia brinda protección contra diversas dificultades una vez alcanzada la madurez, como la osteoporosis. Por fortuna, es posible proteger la salud ósea de sus hijos con algunas medidas simples, así como algunas modificaciones en su estilo de vida.

En esta ocasión les diremos de qué manera pueden mejorar la salud ósea de sus hijos para que el desarrollo de su sistema musculo esquelético se dé de manera efectiva. No olviden contactar al Dr. Alejandro Dabaghi si necesitan la opinión y los servicios de un especialista en ortopedia pediátrica. Sin más que dilaciones, ¡Comencemos!

Cierto es que los huesos, al igual que los demás componentes del cuerpo humano, necesitan alimentos de todos los principales grupos para mantenerse fuertes y saludables. Sin embargo, sólo un par de nutrientes son particularmente importantes para la construcción de huesos fuertes y saludables, a saber, el calcio y  la vitamina D. Veamos más de cerca a estos nutrimentos para que se entienda su importancia en el bienestar esquelético.

  • El calcio es particularmente vital durante la pubertad, cuando los huesos crecen más rápido que en cualquier otro momento. La pubertad suele tener lugar entre las edades de 11 a 15 años para las niñas, y de 12 a 16 para los niños. Asimismo las investigaciones muestran que, en promedio, los niños y jóvenes en este grupo de edad no obtienen suficiente calcio, algo sin duda alarmante para muchos padres. Los alimentos que contienen cantidades abundantes de calcio incluyen lácteos como leche, queso y yogurt, pero también sardinas en conserva, verduras de hoja verde (pero no de espinaca), guisantes, higos secos, nueces, semillas y cualquier suplemento fortificado con calcio, incluidas algunas leches de soja y almendras.
  • Vitamina D. Esta vitamina es importante para los huesos porque ayuda a nuestros cuerpos a absorber el calcio; la vitamina D se produce en nuestra piel cuando esta está expuesta a la luz del sol durante los meses de verano, sin embargo, es importante que nunca deje la exposición al grado de que la piel de su hijo se ponga roja o empiece a arder; por su parte, los bebés menores de seis meses nunca deben estar a la luz directa de sol. Existen sólo algunos alimentos que son una buena fuente de vitamina D, estos incluyen el pescado azul, los huevos, así como los alimentos que se han enriquecido con esta vitamina como las grasas para untar y algunos cereales para el desayuno. En caso de padecerse una deficiencia, un especialista en ortopedia pediátrica, o un médico de cabecera puede aconsejarles sobre ciertos suplementos para sus hijos.

Ahora bien, se recomienda que todos los bebés tengan un adecuado aporte de nutrientes. Los bebés que consumen más de 500 ml de fórmula infantil no necesitan gotas de vitaminas porque la fórmula ya está fortificada con vitaminas. Asimismo, se recomienda que todos los niños de seis meses a cinco años tengan suplementos vitamínicos que contengan vitaminas A, C y D todos los días, si es que su alimentación no es balanceada es decir tienen restricciones dieteticas.

Hablemos ahora sobre algunos ejercicios de fortalecimiento óseo para niños, los cuales les ayudarán en la construcción de huesos saludables.  A los bebés que aún no caminan se les debe alentar a jugar activamente, al menos en el piso, mientras que para aquellos niños que pueden caminar ya por su cuenta, deben estar físicamente activos diariamente durante al menos 180 minutos (tres horas) por día. Esto debe incluir algunas actividades enfocadas específicamente en fortalecer los huesos, como escalar y saltar. Con respecto a los niños de 5 a 18 años, estos necesitan al menos 60 minutos de actividad física, todos los días.

Traten de no permitir que su hijo sea sedentario por períodos prolongados, asimismo, limiten la cantidad de tiempo que estos pasan sentados viendo la televisión, usando la computadora o jugando videojuegos, les garantizamos que de esta manera desarrollarán un sistema esquelético saludable y fuerte, asimismo, se evitarán muchas complicaciones óseas una vez alcanzada la madurez.

Es preciso hablar un poco sobre los trastornos de la alimentación y sus vínculos con la salud ósea para entender por qué es necesaria una dieta balanceada y con suficientes nutrientes. Los trastornos alimenticios afectan a personas de todas las edades, tanto a hombres como a mujeres, aunque es más probable que las niñas y las mujeres se vean afectadas por estos, especialmente durante la adolescencia. Los huesos de los adolescentes se mantienen aun creciendo y fortaleciéndose, por lo que los trastornos de la alimentación como la anorexia pueden afectar su desarrollo musculo esquelético. El bajo peso corporal puede reducir los niveles de estrógeno, lo cual puede reducir su fortaleza ósea, asimismo, la mala nutrición y la reducción de la fuerza muscular causada por los trastornos de la alimentación también pueden reducir la fortaleza ósea.

Si su hijo en plena adolescencia padece de anorexia u otro trastorno alimentario, es importante que él o ella, así como ustedes como padres de familia, reciban asesoramiento médico desde un principio.

Con lo dicho tendrán información breve pero detallada enfocada en mejorar la salud del sistema óseo de sus hijos. Esperamos que esta publicación haya sido amena así como útil, por ahora debemos darla por concluida, no sin invitarles antes a que contacten al Dr. Alejandro Dabaghi si necesitan asesoramiento y servicios de calidad por parte de un especialista en ortopedia pediátrica. Años de experiencia respaldan su labor médica. Manténganse al tanto de las entradas nuevas que iremos subiendo a este blog. ¡Gracias por habernos visitado!

Mensajes Recientes

Deja un comentario