ortopedia pediatricaLa ortopedia pediátrica es la subespecialidad de la ortopedia que se encarga de la evaluación, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades congénitas y adquiridas del sistema musculoesquelético de los niños desde la etapa neonatal hasta el fin de la adolescencia.

Esta subespecialidad nace debido a que los problemas musculoesqueléticos de los niños son diferentes a los de un adulto y requieren atención diferente, sobre todo porque la respuesta del cuerpo a lesiones, infecciones y deformidades cambia con el proceso de crecimiento. En muchas ocasiones lo que parecía un problema en un niño sólo corresponde a una variación del crecimiento que se resuelve con el tiempo.

Un especialista en esta área tiene como base para su entrenamiento y estudio múltiples patologías que se presentan en los niños como síndromes neurológicos, miopáticos, del metabolismo óseo y malformaciones congénitas o del desarrollo que pueden manifestarse desde el nacimiento o durante la infancia y adolescencia.

Los padecimientos más comunes que estudia y trata la ortopedia pediátrica son los siguientes:

  • Displásia del desarrollo de la cadera (DDC). Es una de las alteraciones del crecimiento más frecuentes. La cadera está formada por la cabeza del fémur y el acetábulo, huesos que deben estar articulados de manera congruente y estable, pero en los casos de DDC hay inestabilidad de la articulación, lo que provoca que el desarrollo de la cadera sea anormal. Es importante que esta alteración se diagnostique y trate lo antes posible, pues el resultado del tratamiento depende de esto en gran medida.
  • Pie equino varo aducto congé Esta alteración se presenta desde el nacimiento y se caracteriza porque la planta del pie no está en la posición habitual, sino girada hacia adentro y arriba. Esta deformidad no es dolorosa y puede ser corregida desde el nacimiento para evitar discapacidad en la edad adulta.

Por lo general, el pie afectado es más pequeño y de menor grosor que el normal, sin embargo, con el tratamiento adecuado y oportuno se logra la misma funcionalidad en ambos pies.

El método de tratamiento de esta condición con mejores resultados es el método de Ponseti, que consiste en la manipulación del pie con la colocación de yesos seriados, seguido de una tenotomía del tendón de Aquiles y el uso de una órtesis abductora para mantener la corrección. Bien aplicado, este método tiene una efectividad de más el 90%.

  • Trastornos de la marcha. La evaluación de la marcha es una de las causas más frecuentes para consultar a un especialista en ortopedia pediátrica, ya que es una de las herramientas más útiles para determinar si hay alguna patología ortopédica en los niñ

Es importante determinar la edad del niño evaluado, pues con la edad, el perfil angular y el rotacional cambian, lo que cambia también la posición de pies, rodillas y cadera, haciendo que la marcha sea diferente en cada etapa del desarrollo y diferente a la de un adulto.

  • Columna pediátrica. La columna vertebral en los niños está sujeta a cambios derivados del desarrollo normal como aumento de peso y talla, haciendo que la estructura anatómica y biomecánica tengan características únicas; también está sujeta a problemas infecciosos y del desarrollo particulares que deben de ser valorados por el ortopedista para determinar su manejo.

Dentro de los problemas más frecuentes están las deformidades, que pueden ser múltiples y ocurrir desde el periodo perinatal o durante el desarrollo. Las deformidades más comunes son la escoliosis, cifosis, listesis o una combinación de éstas.

Es importante diagnosticar el problema lo antes posible, pues los distintos tratamientos aumentan en complejidad a medida que la deformidad avanza.

  • Parálisis cerebral infantil. Ésta condición es la consecuencia de una lesión cerebral en el área motora sucedida durante el desarrollo prenatal, el nacimiento o posterior a éste. Se manifiesta como un retraso en el desarrollo y alteraciones en el movimiento.

La ortopedia pediátrica se encarga de optimizar el desarrollo motor e independencia del niño con métodos de rehabilitación y procedimientos que ayudan a mejorar su motricidad y a evitar el desarrollo de contracturas y deformidades del esqueleto.

  • Discrepancia de longitud de las extremidades y deformidades angulares. Estas condiciones pueden alterar la marcha y provocar dolor lumbar, de rodillas y cadera, cojera y asimetría del tronco y la pelvis. Estos problemas suelen derivarse de alteraciones congénitas o metabólicas, lesiones fisiarias, secuelas de infecciones o traumatismos.
  • Repercusiones de las enfermedades metabólicas en el esqueleto. Las enfermedades metabólicas en un niño pueden repercutir en su esqueleto derivando en talla baja, deformidades o fragilidad ósea. Las enfermedades más comunes son raquitismo, osteogénesis imperfecta, displasias óseas y mucopolisacaridosis.
  • Enfermedad de Legg-Calve-Perthes. Esta enfermedad se caracteriza por ser una necrosis avascular de la cadera, es decir, deja de llegar sangre a esta zona con lo cual se pierde fuerza en el hueso condicionando un colapso de la cabeza femoral. Hay múltiples teorías por la cual ocurre esta enfermedad, sin embargo a ciencia cierta se desconoce la causa de este padecimiento, se presenta entre los 4 y los 8 años de edad y es más frecuente en los hombres.
  • Epifisiolistesis femoral proximal de cadera. Enfermedad que se presenta entre los 9 y los 12 años, sobre todo en niños con sobrepeso, alteraciones hormonales, insuficiencia renal o pacientes sometidos a radioterapia. Caracterizada por presentar un desplazamiento de la epífisis proximal del fé

Esta enfermedad se manifiesta con dolor en la cadera y movilidad limitada en la misma zona. La deformidad producida por esta enfermedad provoca malformaciones de la cadera y un desgaste acelerado de ésta (artrosis). Por esta razón el diagnóstico y tratamiento debe ser oportuno para evitar un mayor deslizamiento del fémur y con ello una deformidad mayor.

En pocas palabras, la ortopedia pediátrica es una subespecialidad que trata prácticamente todos los problemas musculoesqueléticos que pueden presentarse en los niños.

El Dr. Alejandro Dabaghi Richerand es un cirujano ortopedista especializado en esta rama que cuenta con certificación de diversas instituciones nacionales e internacionales y con amplia experiencia.

Lo invitamos a comunicarse con nosotros para agendar su cita. El Dr. Dabaghi es la mejor opción para diagnosticar y tratar cualquier deformidad musculoesquelética, sus clientes lo recomiendan, sus credenciales lo avalan y su pasión lo define.