Ortopedia y Traumatología: prevenciones y calzado

En Blog

Las lesiones y trastornos en pies, tobillos y rodillas son comunes dependiendo de la intensidad de nuestras actividades o, incluso, algunas viene desde el nacimiento. Los deportistas, los niños y los ancianos suelen presentar fracturas, contusiones, desgarres en músculos, ligamentos, articulaciones y huesos de manera más frecuente que el resto de la gente, ya que están expuestos a movimientos bruscos, pesados, y, en caso de los adultos mayores, a la debilidad de su sistema musculo-esquelético. Si un caso de estos se presenta debes acudir a un experto en ortopedia y traumatología, para que diagnostique desde posibles patologías congénitas hasta fracturas.

Algunos de los problemas más básicos son las deformidades, por ejemplo, el pie cavo, equino o el pie plano, sin embargo, hay lesiones que se dan por accidentes, caídas, o golpes que un especialista en ortopedia y traumatología debe atender de inmediato. Entre los deportes que más se dan los trastornos en pie, rodillas y tobillos son el futbol, atletismo, y natación, siendo desde un desgarre o calambre hasta una fractura.

Hay algunas precauciones a nivel personal que se pueden tomar para evitar dichas complicaciones, tales como:

  • Tener un calentamiento previo al ejercicio para que nuestros músculos y huesos se preparen. Si sometemos a nuestro cuerpo a actividades intensas sin antes haber hecho estiramientos, lo más probable es que forcemos demás algún ligamento o tendón y podamos lastimarlo o romperlo.
  • En caso de que seas primerizo en algún deporte, no pretendas enfrentarte a un ritmo avanzado sin estar preparado. Será necesario que primero adquieras una condición física para que puedas ir aumentando gradualmente los esfuerzos y metas que te pongas.
  • Procura alimentarte adecuadamente. La nutrición que requieren los deportistas, sobre todo los de alto rendimiento, es muy diferente al del resto de las personas. Quemas grasa y gastas carbohidratos, por lo que necesitas energía continua para poder realizar tus actividades.
  • No hagas ejercicio con el estómago vacío. Si sueles realizar deporte en cuanto te levantas, será bueno que le proporciones a tu cuerpo algún licuado o algo ligero que te dé energía. Si te sientes mal durante las rutinas, eres menos consiente de los movimientos que haces aunado a que el rendimiento dismuye, lo que se vuelve peligroso.
  • Cuando estés por iniciar un nuevo deporte, procura que haya un experto que te oriente. Algunas lesiones se pueden dar por el mal manejo de los aparatos, por ejemplo, en el gimnasio, o por la mala posición en algún ejercicio.
  • No fuerces de más a tu cuerpo. Ponte tiempos específicos para entrenar y respétalos, si te excedes puedes provocar estrés y contusiones en tus músculos o ligamento; ellos también necesitan descansar.

Por otro lado, para todo tipo de actividad, desde caminar, es necesario utilizar el zapato adecuado. Así que si tienes pensado adquirir un calzado nuevo procura, primero que nada, escoger tu número correcto; en algunas marcas varían los tamaños, por lo que deberás probarte los que sean necesarios hasta que te sientas cómodo con ellos. Procura que el zapato se ajuste bien a su pié, ya que es ahí donde recae la mayor parte del peso, y de no contar con la amortiguación adecuada, puede haber contusiones o fracturas.

Si eres corredor procura que tus tenis tengan todo el soporte necesario para tus pies, ellos llevarán la mayor parte del trabajo en cada pisada. Para comenzar es importante que ubiques tu tipo de pie, es decir si tienes pie varo, plano o algún otro tipo de problema ortopédico, ya que de ser así  necesitarás alguna órtesis especial sin importar lo especial que sea tu tenis. Ir con alguien enfocado en ortopedia y traumatología ayudará que ubiques qué tipo de calzado requieres. Cada persona es diferente y tienen características que deben tomar en cuenta al hacer ejercicio, ya sea por problemas en la columna vertebral, en la cintura, en los tobillos, etc.

Ahora bien, hay cualidades básicas que debe tener un tenis deportivo que no se pueden pasar por alto. Primero que nada tienes que asegurarte de que cuente con un contrafuerte seguro, esta parte se ubica en el talón, por lo que la estabilidad de la zona permitirá que nuestro pie no tambalee.

La media suela está situada cerca de los dedos, ligeramente inclinada, que funciona para que el pie esté cómodo, los dedos bien estirados y evitar que haya alguna fractura. Y, finalmente está la suela que carga con todo nuestro peso, y estará afianzada directamente a nuestra planta; esta zona tiene que tener durabilidad; estabilidad para que evitemos alguna lesión; y amortiguación para que os golpes no sea tan fuertes.

En general todo calzado recomendado por doctores en ortopedia y traumatología tiene que cumplir funciones específicas entre ellas proteger el pie de impactos fuertes, facilitar su movimiento y flexibilidad. El Dr. Alejandro Dabaghi Richerand se enfoca en ortopedia y traumatología para todas las edades e incluso para deportistas; él te puede orientar sobre las precauciones que debes tomar antes de realizar cualquier actividad tomando en cuenta pasadas lesiones, o problemas que tengas en tu sistema musculo-esquelético.

Del mismo modo, como ortopedista puede recomendarte el calzado adecuado para evitar esguinces, fracturas de huesos que puedan perjudicar tu rendimiento futuro. No dejes que daños que pueden evitarse, trunquen tus sueños; un especialista como él te dará las mejores alternativas para poder realizar tus actividades sin problema y que tengas una buena calidad de vida.

Mensajes Recientes

Deja un comentario