Osteoartritis

La osteoartritis (OA) o comunmente llamada artritis degenerativa se agrupa dentro de las afecciones articulares no inflmatorias ya que es una enfermedad en la cual no hay un proceso inflamatorio primario involucrado en su fisiopatología. El proceso inflamatorio secundario que se presenta es resultado de un intento fallido de los condrocitos (celulas del cartílago) de reparar el daño al cartilago articular.

Es la forma más común de artritis y una de las más prevalentes de las afecciones musculoesqueléticas. Se calcula que más del 70% de las personas mayores de 65 años tienen alguna evidencia radiográfica de osteoartritis. Las articulaciones más comunmente afectadas son: rodilla, cadera, manos y columna vertebral; sin embargo cualquier articulación sinovial puede afectarse.

La OA se puede clasificar en primaria en la cual no hay una causa aparente para la aparición de la enfermedad o secundaria en la cual hay algún factor predisponente para la aparicion de la misma, estas pueden ser: postraumatica, congenita, metabolica, endocrina, neurológica.
El diagnostico se basa en la clínica al realizar un adecuado interrogatorio y examen físico del dolor articular tomando en cuenta los síntomas asocidados, con el objetivo de excluir otras causas del dolor articular. Se deben de tomar en cuenta los antecedentes del paciente como la edad, traumatismos previos, peso, talla, historia familiar, enfrmedades concomitantes, raza y genero para poder determinar de manera precisa una causa primaria o secundaria.artriis2

La presentación clasica de la OA se da con un dolor articular mecanico y progresivo de larga evolución sin datos recientes de trauma ni presencia de signos inflamatorios, crepitación, limitación del movimiento y síntomas que mejoran con el reposo. Con periodos prolongados de inmovilidad se puede presentar rígidez articular, la cual tiene una duración no mayor a 30 minutos.

La presencia de acortamiento y deformidad sin antecedentes de trauma, alteraciones congénitas o neuropáticas deben de hacer sospechar en OA avanzada o artritis inflmatoria. Los estudios radiográficos son casi obligados para determinar la naturaleza de la afección articular y poder estadificar la enfermedad.

Ante la presencia de dolor con datos inflamatorios, afeccion poliarticular, rigidez matutina prolongada, aumento en los reactantes de fase aguda (VSG, PCR) o datos sistémicos de enfermedad se debe sospechar de una etiología distinta a la OA, principalmente en enfermedades reumaticas.

El tratamiento de la OA debe de estar encaminado a quitar el dolor, preservar la función de la articulación y retrasar el avance de la enfermedad. Es importante mencionar que el tratamiento no se debe de basar en el estadio radiográfico, ya que en muchas ocasiones este no se correlaciona con la sintomatología y nivel funcional del paciente.

Hay que tomar en cuenta la edad, sitio de afeccion así como severidad de los síntomas para la adecuada selección del tratamiento. De forma inicial se deben instituir medidas generales que incluyen: disminución de peso cuando la afección es en articulaciones de carga, realizacion de actividad física regular para preservar la función, limitar la actividad física prolongada, rehabilitación y el uso de auxiliares de la marcha. El uso de analgesicos de manera coadyuvante dan un alivio temporal a los síntomas. Los mas frecuentemente utilizados son antininflamatorios no esteroideos y derivados de opioides.

Los condroprotectores como el sulfato de glucosamina/condroitín y los inhibidores de la IL-1 e INF alfa como la diacerina han demostrado una acción analgesica y una disminucion de la progresión gradual del dolor articular, mejoría en la movilidad, así como una mejoría sostenida posterior a la utilización de analgésicos, todo esto aunado a una baja toxicidad a corto y mediano plazo.

Particularmente en la rodilla una excelente opción a corto plazo es la viscosuplementación. Esto es la aplicación intraarticular de ácido hialuronico o alguno de sus derivados sintéticos. Este farmaco incrementa la viscosidad del líquido sinovial y un incremento en los procesos de regeneración del cartilago articular.

Pese a las ventajas ya antes descritas por los condroprotectores y viscosuplementación no se ha demostrado una regeneración condral con estos fármacos de manera consistente, sin embargo son excelentes opciones para dar un alvio sintomático y retrasar tratamientos articulares invasivos.

El ultimo recurso en el tratamiento de la OA son las distintas modalidades quirúrgicas. Estas estan indicadas cuando hay importante limitación funcional y cambios radiográficos avanzados.
Las distintas modalidades son:
1. Osteotomias: Estas son especialmente utiles en articulaciones de carga en donde se pueden modificar los puntos de apoyo.
2. Artrodesis (fusion articular): Es una opción en la actualidad para las articulaciones pequeñas y rara vez en las articulaciones grandes donde esta bien probada la sustitución articular.

3. Artroplastía: Estas se refieren a la sustitución de la articulación por componentes protesicos. Es una excelente opción sobre todo en la cadera, rodilla, tobillo y hombro. Se ha demostrado que las artroplastias mejoran la su52 % ​pervivencia, capacidad funcional e independencia particularmente en personas de edad avanzada.

Mensajes Recientes

Deja un comentario