¿Por qué ocurren los calambres durante el deporte?

 En medicina deportiva, Ortopedista, Traumatología

Una de las condiciones que molesta más comúnmente a los pacientes de medicina deportiva son los calambres, que son muy frecuentes en quienes tienen la costumbre de hacer ejercicios con regularidad; en realidad, todos hemos padecido estos espasmos, que consisten en contracciones involuntarias y muy fuertes de un músculo, y pueden suceder durante o inmediatamente después de la práctica deportiva. Lo que ocurre es que los músculos se endurecen y contraen sin que sea posible relajarlos, lo que puede incapacitar durante unos segundos; sin embargo, el dolor tiende a calmarse rápidamente, así que los calambres no tienen efectos negativos a largo plazo.

De acuerdo con los especialistas en traumatología, algunas personas son más propensas que otras a sufrir calambres, lo que sugiere una predisposición genética a la que se suelen sumar las exigencias del ejercicio en un momento determinado; no obstante, se ha llegado a concluir que la edad también influye de manera significativa, pues los más jóvenes sufren menos calambres que los deportistas veteranos.

Respecto a las causas, se habla de la falta de potasio, pero la realidad es que hay dos posibles causas; la más importante es la fatiga; en segundo lugar, muchos ortopedistas coinciden en que se puede considerar a la deshidratación como un factor importante que influye en la aparición de estos espasmos. Además, también se parte de la idea de que vienen dados por un esfuerzo físico excesivo, lo que explicaría la frecuencia con la que los profesionales los sufren; también en los casos de falta de buen estado físico, flujo insuficiente de sangre, pérdida de electrolitos debido a la sudoración o cuando se hace ejercicio en climas demasiado calurosos.

Por lo general, el tratamiento consiste simplemente en relajar y estilar el músculo, mientras se contrae; muchas veces ocurre que, cuando se afloja la tensión del estiramiento, los calambres vuelven. Esta es una señal del cuerpo de que estamos muy fatigados y sería mejor descansar, pues los músculos cansados están más expuestos a sufrir desgarros.

Entrenar de manera responsable, sin exigirle al cuerpo en exceso, y para estar a la altura de las exigencias de las disciplinas que practiquen, parece ser la mejor medida preventiva; además, es recomendable que lleguen a las competencias sin cansancio acumulado ni deshidratación. Finalmente, en deportes que se practiquen en equipos, los estiramientos cortos y sin rebotes son muy eficaces.

Si ustedes necesitan atención en medicina deportiva, el doctor Alejandro Dabaghi Richerand es su mejor opción, porque es un cirujano ortopedista altamente calificado y con amplia experiencia, enfocado en el diagnóstico y tratamiento de lesiones músculo esqueléticas, cirugía articular y artroscopia, así como ortopedia pediátrica y columna. Para agendar sus citas, pónganse en contacto a través de los números disponibles en su sitio web.

Publicaciones recientes

Comience a escribir y presione Enter para buscar