Problemas comunes del pie que atiende el ortopedista

En Blog

Es bastante común que las personas ignoren o no le den mucha importancia a los dolores musculares o esqueléticos que se les presentan, tienden a pensar que posiblemente se deba únicamente a una inflamación por algún movimiento mal hecho o por haber dormido en la posición equivocada durante la noche, sin embargo, a veces muchas de estas pequeñas molestias iniciales tienden a agravarse con el tiempo por no haber sido atendidas correctamente. Es importante que no subestimemos ningún dolor o accidente, por pequeño que sea, si pudo haber estado implicado el daño de algún hueso o músculo; hay problemas que se pueden solucionar de forma rápida y sencilla si se recurre inmediatamente con un experto.

A veces solemos evadir las visitas al médico, sobre todo cuando se trata de ir con algún especialista; pensamos que es innecesario o que son muy caros, no obstante, son los mejores para atender situaciones detalladas del cuerpo. Tal es el caso del ortopedista, que usualmente se relacionaba únicamente con niños y adultos de la tercera edad por las complicaciones que pueden surgir para caminar o pisar bien; sin embargo, actualmente atienden a personas de todas las edades y muchas otras anomalías que las ya mencionadas, de índole  musculoesquelético que debemos conocer.

Para comenzar, el ortopedista se encarga de atender todo lo que tenga que ver con el aparato locomotor: huesos, columna, articulaciones, músculos, tendones, nervios. Rehabilita, prevé, trata lesiones que puedan afectar nuestra movilidad natural.  Algunos de los problemas más comunes se relacionan con los pies, ya que son nuestro transporte diario  y están expuestos a lesiones traumáticas y por sobreuso.

De los más frecuentes es la fascitis plantar, la cual implica una inflamación de la fascia plantar, misma que se encarga de mantener el arco longitudinal del pie y dar soporte durante la marcha.  Este problema se manifiesta con dolor en el talón, el cual se presenta más frecuentemente durante los primeros pasos de la mañana o posterior a periodos prolongados de reposo, y se acompaña de falta de flexibilidad en el pie haciendo difícil subir escaleras y caminatas prolongadas.

Es una lesión asociada a  sobreuso, falta de flexibilidad y posiciones anormales de los pies; se presenta más frecuentemente en corredores y persona con sobrepeso. Se presenta más también con frecuencia entre los 40-70 años y con una incidencia ligeramente aumentada en mujeres que hombres. El tratamiento consiste en reducir la inflamación en las estructuras que componen la fascia plantar, identificar el factor desencadenante  e instituir tratamientos habitualmente a base de ejercicios que permitan incrementar la elasticidad y resistencia de la fascia.

La tendinitis aquílea, provocada, como su nombre lo indica, en el tendón de Aquiles, el cual se encarga de realizar flexión del pie, presenta un proceso inflamatorio muy doloroso, el cual se manifiesta con los movimientos del pie al momento de caminar, correr, subir/bajar escaleras y básicamente cualquier actividad que implique estar de pie.  Las molestias normalmente se caracterizan por inflamación en la parte trasera del talón o en la pantorrilla; dolor intenso a lo largo del tendón; o sensación de extrema sensibilidad y rigidez. Suele ocasionarse por alguna lesión o por la pérdida de elasticidad cuando vamos envejeciendo, así como también por algún esfuerzo excesivo o anormal. Es importante dar tratamiento a esta condición de forma oportuna y apropiada para evitar lesiones crónicas y de mayor severidad.

La metatarsalgia es un dolor que se da en el antepié, un ortopedista lo describiría más como un síntoma que como un diagnóstico, debido a que este daño puede darse por artritis en los dedos, ligamentos inestables, poca flexibilidad a partir de la mitad del pie y en los gemelos, deformidades, etc. Al momento de diagnosticar una metatarsalgia es indispensable acudir con el especialista en ortopedia,  ya que hay una  gran cantidad de estructuras en el pie que pueden desencadenar este síntoma y el tratamiento debe estar enfocado de acuerdo a la causa subyacente.

 A pesar de que parecieran inofensivos y únicamente un problema estético, el hallux valgus  o juanetes generan mucho dolor cuando se padecen. Se manifiestan como una protuberancia o deformación  en la parte interna del antepié, cerca del primer dedo, y causan especial conflicto si utilizamos zapatos muy ajustados. Debido a este motivo se manifiesta más frecuentemente en mujeres.

Se caracteriza por enrojecimiento, dolor y dificultad para el uso de calzado. El tratamiento inicialmente debe de estar enfocado a medidas generales que disminuyan la precipitación de la sintomatología como es uso de calzado amplio y en caso de dolor, la administración de analgésicos. Cuando este problema es recurrente y la deformidad molesta, está indicada la corrección por medio quirúrgico, la cual tiene excelentes resultados.

El neuroma de Morton es también una anomalía que ocasionalmente es vista por el ortopedista. Consta en la formación de un tumor de la vaina nerviosa, la cual habitualmente se presenta en los espacios interdigitales, principalmente los más largos del pie: los de en medio. Causa dolor de tipo eléctrico y suele agravarse con el uso de zapatos muy ajustados, por una disminución del espacio interdigital y una compresión del neuroma por lo que la recomendación sería cambiar a unos menos estrechos. En casos en que las medidas conservadoras no tengan una mejoría en la sintomatología se puede recurrir a infiltración local de antiinflamatorios y en casos selectos resección del neuroma.

Si presenta alguno de estos  problemas, aunque parezcan inocentes, no los deje pasar por alto. Acudir con un ortopedista puede proporcionarle una mejor calidad de vida y evitar complicaciones a largo plazo. Uno de los mejores en México es el Dr. Alejandro Dabaghi Richerand, quien es especialista en diagnóstico y tratamiento de lesiones musculoequelécticas, ortopedia y columna pediátrica. Contáctelo y no deje de atenderse.

Mensajes Recientes

Deja un comentario