Problemas musculoesqueléticos más comunes en los niños

Los especialistas en traumatología y ortopedia pediátrica juegan un papel fundamental en el desarrollo de los niños, puesto que éstos son muy susceptible a sufrir problemas en el sistema musculoesquelético, que se conforma por todos los huesos y músculos del cuerpo, además de las articulaciones, ligamentos y nervios. Una de las partes más importantes es la columna vertebral, que es la encargada de proteger la médula espinal, un canal de intercambio de mensajes entre el cuerpo y el cerebro.

Los huesos y las articulaciones son suficientemente fuertes para soportar todo el peso del cuerpo y proteger los órganos vitales de daños por las actividades comunes, como el correr o practicar deportes. Desde el nacimiento hasta aproximadamente los 20 años los huesos están en crecimiento y constante desarrollo, por lo que es una etapa en donde pueden ser muy vulnerables.

Por otra parte, los músculos se encuentran en constante crecimiento toda la vida si se hace ejercicio de manera constante y las articulaciones sufren desgastes constantes por las actividades cotidianas, como el ponerse de pie y caminar. Es por ello por lo que todo este sistema debe ser evaluado y atendido en caso de algún padecimiento por un ortopedista pediatra.

Problemas que pueden afectar a huesos, músculos y articulaciones

Por muy fuertes y resistentes que sean los huesos y la protección que le den los músculos, éstos pueden romperse y los músculos y las articulaciones se desgastan y debilitan, por lo que pueden lesionarse o quedar afectados por diferentes enfermedades que afectan a cualquier edad.

Por lo general, en los niños y adolescentes son las enfermedades y los accidentes traumáticos los que pueden dañar el sistema musculoesquelético, mientras que en los adultos los problemas se deben más por el desgaste y envejecimiento. A continuación, les vamos a hablar de los principales problemas que pueden afectar a huesos, músculos y articulaciones, en los niños y jóvenes.

Uno de los padecimientos que puede afectar el sistema musculoesquelético es la artritis, una inflamación en las articulaciones que provoca hinchazón, calor, dolor y, por lo general, problemas de movilidad. Aunque se suele pensar en la artritis únicamente como un padecimiento que afecta a los adultos mayores, también puede presentarse en los niños y los adolescentes. En este grupo poblacional los tipos de artritis más comunes son la artritis reumatoide juvenil, el lupus, la enfermedad de Lyme y la artritis séptica, una infección bacteriana de la articulación.

El segundo padecimiento que pueden sufrir los niños y los jóvenes son las fracturas, que probablemente es la causa más común para acudir con un especialista en traumatología. Las fracturas consisten en una rotura de hueso debido a un trauma o una sobrecarga indebida en donde pueden agrietarse, partirse o astillarse. Tras una fractura nuevas células óseas rellenan el hueco y lo reparan, por lo que es necesario colocar un yeso o escayola para inmovilizarlo y que sabe en la posición adecuada.

En caso de que sea más complicada, la fractura requerirá de una intervención quirúrgica en donde deban colocarse clavos y placas metálicas para proporcionar una mayor estabilidad mientras se cura la fractura y garantizar su total funcionalidad.

Otro padecimiento común que tratan los especialistas en traumatología y ortopedia en los niños y jóvenes es la distrofia muscular, que es un grupo de enfermedades hereditarias que afectan los músculos, que se debilitan y deterioran con el paso del tiempo. Existen diferentes tipos de distrofias, la más común en la infancia es la distrofia muscular de Duchenne.

También son comunes las lesiones por movimiento repetitivo, que suelen ocurrir cuanto una parte del cuerpo se somete a un esfuerzo excesivo de forma continua, lo que provoca inflamación, dolor, distensión muscular y/o lesiones tisulares. Por lo regular el sobreesfuerzo es provocado por la repetición de los mismo movimientos, por lo que es más frecuente en los niños y los adolescentes, ya que pasan más tiempo realizando actividades similares, como el uso de las computadores y los teléfonos móviles que afectan las manos y muñecas. La práctica de deportes como el tenis o el béisbol, también pueden provocar este tipo de padecimientos.

Un padecimiento que es muy común entre los niños y los jóvenes es la escoliosis, un problema que afecta a la columna en la etapa de crecimiento. La columna, contrario a los que todos piensan, no es totalmente recta, sino que tiene una leve curvatura, la cual es necesaria para que puedan moverse y caminar adecuadamente.

Pero, alrededor de tres a cinco de cada mil personas tiene una curvatura más pronunciada o excesiva, que puede ser hereditaria o desarrollarse con el tiempo y requiere de una intervención quirúrgica y el uso de aparatos ortopédicos para poder mejorar la calidad de vida.

Los niños y jóvenes también pueden sufrir de distensiones y esguinces, las primeras ocurren cuando se estira excesivamente un músculo o un tendón, mientras que los segundos se deben a un estiramiento excesivo que provoca el desgarro parcial de los ligamentos. Suelen ocurrir cuando una persona realiza una actividad agotadora sin hacer precalentado previa y adecuadamente los músculos o cuando no están habituados a cierta actividad. Los esguinces, también suelen ser el resultado de una lesión, como una torcedura de tobillo o de rodilla.

Por último, podemos mencionar las lesiones deportivas en los niños y jóvenes, que requieren una revisión exhaustiva de un ortopedista. Las lesiones deportivas pueden deberse a macrotraumatismos por un solo impacto, como un golpe o un esguince, o por microtraumatismos reiterados, como los impactos repetitivos del piel contra el piso al correr o la circunducción reiterada del hombro al lanzar una pelota o al nadar.

Las denominadas lesiones por sobreuso que resultan de este último mecanismo y son las más comunes en los deportistas jóvenes. Ocasionalmente, una combinación de los dos mecanismos puede provocar una lesión, como cuando un lanzador o joven con un dolor crónico sufre una avulsión completa luego de un solo lanzamiento fuerte. Cada vez hay mayor evidencia de que los niños difieren de los adultos en su susceptibilidad, tanto para los macros como para los microtraumatismos deportivos.

Para la evaluación y tratamiento de cualquiera de estos padecimientos deben acudir con un especialista en traumatología y ortopedia como el Dr. Alejandro Dabaghi, que en la actualidad se enfoca en la atención de los trastornos relacionados con los traumas musculoesqueléticos y ortopedia de niños, jóvenes y adultos. Los invitamos a agendar una cita través de nuestro sitio web, vía telefónica o por correo electrónico.

Mensajes Recientes

Deja un comentario