Psicología y escoliosis

En Blog

La escoliosis es una deformidad de la columna vertebral que se caracteriza por una angulación de más de 10º en el plano frontal, esto se asocia con una rotación intervertebral la cual da como consecuencia deformidad en el tórax y asimetría de los hombros y/o pelvis.

Debido a estas razones esta enfermedad puede afectar la imagen corporal de los niños y adolescentes, y traer como consecuencias una baja autoestima e inadecuada integración al medio psicosocial. Estos chicos y chicas tiene que aprender a sobrellevar los comentarios desagradables, al mismo tiempo en que luchan por autoaceptarse, por lo cuál es importante, en la medida de lo posible, ofrecerles la oportunidad de tener una mejor calidad de vida a través de una imagen corporal lo más normalmente posible.

Cuando la escoliosis es leve esta generalmente no causa una deformidad importante, y en una gran cantidad de casos esta puede incluso pasar desapercibida. Por el contrario, si se ha llegado a la edad adulta sin tratar este problema condicionan una importante deformidad, la cual más allá de un simple problema estético trae graves consecuencias a la salud particularmente al sistema cardiopulmonar, alteraciones conductuales, aislamiento y una baja integración social.

La escoliosis se identifica con mayor frecuencia entre los 10 y 13 años, ya que es el periodo de mayor crecimiento en el  niño o niña. Dado que la adolescencia es la edad del “estirón”, nos podemos percatar si se presenta alguna curvatura en la columna o si nuestro hijo tiene una posición desproporcionada en su cuerpo. En algunos casos este problema puede detectarse desde los primeros años de vida, particularmente cuando es de tipo congénita o idiopática infantil.

Lo ideal es que en el niño o joven en que ya se detectó esta deformidad sea atendido inmediatamente, ya que se pueden utilizar tratamientos no invasivos, como el uso de corsé para disminuir la progresión de la curvatura, aunado a que deben de ser vigilado estrechamente para en caso de observar una progresión hacer las intervenciones necesarias para frenar su evolución y permitir un adecuado crecimiento de la columna y tórax.

Conforme crecemos pareciera que la discriminación se vuelve más frecuente, ya que no solo se te excluye del ámbito social, sino que en algunas situaciones también del laboral; aún así para un adolescente este tipo de críticas pueden alterar gravemente la percepción que tenga sobre sí mismo.

Es importante que los familiares, en este caso los padres, estén cerca del niño, ya que se enfrentará a una dualidad de sentimientos por verse y sentirse diferente. Habrá quienes puedan lidiar con eso, pero existirán otros que puedan caer en una profunda depresión si su deformidad es muy marcada haciéndolos susceptibles a abuso de drogas y alcohol, pensamientos suicidas y otros trastornos conductuales. Además, a largo plazo la escoliosis en caso de no recibir tratamiento y ser progresiva, puede traer graves consecuencias a la salud porque la posición incorrecta y deformidad del tórax hace que sus pulmones y corazón no puedan funcionar adecuadamente.

Hay muchos mitos en relación a tratamientos alternativos y su utilidad. Esta bien estudiado que tratamientos como el quiropráctico, estimulación eléctrica, suplementos nutricionales y ejercicios NO tienen utilidad en detener la progresión de la deformidad y en gran cantidad de ocasiones su implementación retrasa un tratamiento oportuno, incrementado la severidad y complejidad del tratamiento.

Esta enfermedad no siempre es progresiva y en muchos casos no requiere una intervención quirúrgica ya que en la medida que podamos garantizar que no habrá progresión de la deformidad y con ello repercusiones a la salud, no requiere de tratamiento. Típicamente el tratamiento quirúrgico esta indicado cuando las curvas escolioticas exceden los 45º debido a que sabemos que independientemente del crecimiento restante del niño estas progresaran lentamente a lo largo de toda la vida.

La cirugía de escoliosis cuando esta indicada esta enfocada a realizar una fusión de los segmentos vertebrales afectados y tienen 3 objetivos principales:

  1. Evitar la progresión de la curvatura con el objeto de impedir una mayor deformidad torácica y con ello una pobre mecánica ventilatoria y pulmonar.
  2. Al momento de hacer la corrección quirúrgica fusionar la columna en una posición balanceada. Esto quiere decir que los hombros y pelvis tengan simetría, lo cual permita una adecuada postura y preservación del centro de gravedad.
  3. Una mejoría estética. Si bien la estética no es el principal objetivo del tratamiento de la escoliosis se ha visto que este tiene una gran repercusión en el aspecto psicológico del paciente por lo cual siempre que sea posible se debe de tratar mejorar al momento de la corrección.

Como conclusión es importante destacar el gran impacto que tiene la escoliosis en la salud mental y física. Entender que el tratamiento debe de ser oportuno e   integral y que se requiere de una estrecha vigilancia medica para permitir tratar de forma exitosa todas las esferas del niño y adolescente.

Para este tipo de casos es importante acudir a un médico especialista en ortopedia y traumatología, y en ortopedia pediátrica, para que valore la posibilidad de operación u otros métodos para  mejorar condición física y calidad de vida del niño. El Dr. Alejandro Dabaghi Richerand está enfocado en columna pediátrica y, además es cirujano ortopédico.

Está certificado por el Consejo Mexicano de Ortopedia y Traumatología lo que avala sus conocimientos y experiencia en esta área de la medicina. Poner a nuestros hijos en las manos adecuadas puede traerles grandes beneficios en un futuro, no solo físicos y de salud, sino también psicológicos.

Mensajes Recientes

Deja un comentario