¿Qué es el síndrome del túnel del carpo y como lo trata un ortopedista?

Uno de los padecimientos motivo de visita a un  ortopedista es el síndrome del túnel del carpo. Se trata de un trastorno que consiste en la compresión periferica del nervio mediano en el  túnel del carpo el cual se localiza en la muñeca, y se manifiesta en síntomas como sensación de hormigueo y entumecimiento en la mano, para que nuestros visitantes conozcan más acerca del síndrome del túnel del carpo, dedicaremos esta publicación en nuestro blog a hablar de sus características, síntomas y causas, de la manera en que se diagnostica y de los tratamientos disponibles en la actualidad para quienes lo presentan.

Es importante ubicar que el nervio mediano,  principal afectado y cuya compresión deriva en la aparición de los síntomas que describiremos a continuación, se encuentra en la muñeca. Se trata de un túnel propiamente encontrado palma de la mano, y por su posición es posible que se vea dañado por movimientos repetitivos de la mano, por la misma anatomía de la muñeca, o por problemas de salud. Los síntomas del síndrome del túnel del carpo, por lo regular se manifiestan gradualmente e incluyen un entumecimiento y sensación de hormigueo en los dedos medio, índice y pulgar que va y viene, así como molestias en la palma de la mano y la muñeca.

El entumecimiento y hormigueo si bien, comienza en los dedos, puede extenderse por toda la muñeca y el brazo y llegan a presentarse cuando se realizan algunos movimientos, por ejemplo, al tomar algún objeto, pero también es posible tener esa sensación al despertar, sin que algún movimiento específico pueda identificarse como involucrado o detonador. Otro síntoma reportado por quienes padecen del síndrome del túnel del carpo, es la debilidad en la mano y en los músculos del pulgar, esta debilidad es identificable por una tendencia a dejar caer los objetos, porque la mano no consigue hacer el movimiento de pinza, ocasionado por las afectaciones en las ramas del nervio mediano.

Los síntomas pueden aparecer y desaparecer, pero se recomienda consultar a un ortopedista cuando los signos persisten e interfieren con las actividades normales, o bien, si además causan molestias que modifican los patrones de sueño, es de suma importancia una consulta médica especializada, porque si este síndrome no es tratado de manera adecuada y oportuna, es posible que se presente un daño permanente a nivel nervioso y muscular.

El especialista, para determinar el tratamiento que resulte más adecuado parte de un diagnóstico en el que se identifican las causas del síndrome, como ya mencionamos, el síndrome del túnel del carpo es producido cuando el nervio se ve comprimido pues es el encargado de darle sensibilidad a los dedos de la mano, a excepción del meñique, y controla el movimiento de los músculos que se encuentran alrededor de la base del dedo pulgar.

Cuando el nervio se encuentra irritado o comprimido en el espacio del túnel del carpo, se presenta el síndrome, el que muchas veces se asocia con fracturas de muñeca o artritis reumatoide, porque el túnel del carpo se estrecha y el nervio se ve comprimido, cabe mencionar que en la mayoría de los casos el síndrome es resultado de una combinación de varios factores de riesgo.

Los factores de riesgo asociados con el síndrome del túnel del carpo, son de lo más diversos y aunque no so como tal sus causantes, sí pueden incrementar los riesgos de que se presente el síndrome, o de que se vuelva más grave la patología, por un lado se encuentran los factores anatómicos que pueden alterar el espacio dentro del túnel del carpo y presionar el nervio mediano, ya sea alteraciones anatómicas, lesiones traumáticas en la muñeca, o alteraciones reumatológicas como la artritis por mencionar algunos.

El sexo también es un factor de riesgo, siendo las mujeres quienes más frecuentemente presentan el síndrome, un factor que se encuentra asociado con las características anatómicas del túnel del carpo en cuanto al tamaño, las enfermedades que provoca lesiones en los nervios son consideradas otro factor de riesgo y en ellas se incluye la diabetes.

De igual manera, las enfermedades inflamatorias pueden ocasionar un exceso de presión sobre el nervio mediano, la obesidad es otro factor de riesgo, así como las alteraciones en el equilibrio de los líquidos corporales, como su retención, razón por la que se recomienda tener especial cuidado durante el embarazo y la menopausia. Finalmente se encuentran los factores de riesgo asociados con el tipo de movimientos que se realiza con la muñeca, en particular los movimientos de flexión de muñeca prolongados y que se realizan de manera repetitiva, son los que pueden generar una presión que dañe el nervio mediano.

Para el diagnóstico del síndrome del túnel del carpo, el especialista se encarga de revisar el patrón de los síntomas que se han manifestado, realiza una exploración física para ver la sensibilidad de los dedos de la mano, la fuerza muscular y puede solicitar pruebas adicionales como radiografías, un electromiograma o un estudio de conducción nerviosa, con las radiografías se descartan algunas otras posibles causas de los síntomas, como puede ser una fractura o artritis, mientras que con un electromiograma se identifica el daño muscular y de igual manera puede ser útil para descartar otras enfermedades que estén provocando los síntomas.

Finalmente el estudio de conducción nerviosa, comprueba la velocidad de los impulsos eléctricos en el túnel del carpo, ya que cuando se presenta el síntoma los impulsos suelen ser más lentos. Cuando se han identificado los síntomas y el diagnóstico se ha confirmado, el especialista indica el tratamiento que resulte más adecuado para mejorar la condición.

Una de las medidas que se recomienda a manera general, es realizar pausas en las actividades que implican movimiento de las manos para permitirles un descanso, la aplicación de compresas frías, en especial en los casos en que se presenta inflamación, y según las características específicas del padecimiento, puede que el médico indique ferulización de la muñeca, el uso de medicamentos o bien, la cirugía.

En el tratamiento conservador para el síndrome del túnel del carpo, con la ferulización de la muñeca se persigue el objetivo de aliviar los síntomas de entumecimiento y hormigueo, especialmente durante la noche, para que el problema no ocasione alteraciones en el patrón del sueño. De igual manera se pueden prescribir medicamentos antiinflamatorios no esteroides o el uso de corticoesteroides.

En aquellos casos en que el síndrome se asocia con otros padecimientos, resulta fundamental que se reciba un tratamiento para el padecimiento, con lo que se espera el síndrome del túnel carpiano mejore. La cirugía únicamente se indica cuando los síntomas son graves y cuando no hay una respuesta adecuada a otros tratamientos, y consiste en un procedimiento para aliviar la presión en el nervio mediante distintas técnicas, de las que hablaremos en futuras publicaciones en este blog.

Si identifican alguno de los síntomas aquí presentados o factores de riesgo que los preocupen, los invitamos a ponerse en contacto con un  ortopedista o traumatólogo para recibir atención especializada. En Orthodaba contamos con un equipo de médicos especialistas para la atención de padecimientos, como el que describimos en esta ocasión. Para mayor información o agendar una cita no duden en contactarnos, para nosotros será un placer atenderlos.

Mensajes Recientes

Deja un comentario