Traumatología infantil, supervisando el correcto desarrollo de las piernas en los niños

La traumatología infantil es la rama de la medicina que se especializa en los traumatismos y en sus consecuencias. Los expertos son conocidos como traumatólogos, es la especialidad que se ocupa del tratamiento del sistema musculo esquelético del niño. Pese a que el nombre de esta disciplina alude directamente a los traumas, que son las lesiones generadas por agentes mecánicos, también se dedican a otras clases de lesiones y trastornos.

De este modo, concentran su atención en todo aquello que puede incidir en el normal funcionamiento del aparato locomotor. Esta rama de la medicina estudia todos los trastornos musculo esqueléticos en la edad del crecimiento, que van desde: patologías traumáticas, malformaciones congénitas, alteraciones de la columna vertebral, infecciones y tumores osteoarticulares.

En esta ocasión, les compartiremos información sobre la prevención, detección precoz y tratamiento adecuado de las alteraciones del desarrollo en las extremidades de los niños.
En la infancia los huesos y músculos están en continuo crecimiento y desarrollo, por ello, los problemas ortopédicos son diferentes a los de los adultos y precisan de un tratamiento distinto.

De aquí nace la necesidad de una especialización dentro de la cirugía ortopédica general orientada a tratar los problemas en esta edad. Los niños van desarrollando la postura de sus piernas a lo largo de sus primeros años de vida, pero como padres de familia debemos saber cuando se considera dentro de la normalidad y cuándo hay que acudir a un experto. Lo primero que se debe definir es el conocido patrón angular: las deformidades angulares de los miembros inferiores se refieren a aquellas que ocurren en el plano frontal.

  • El genu varo es una deformidad en la cual las rodillas se encuentran lejos una de la otra (hacia afuera)
  • El genu valgo es la situación contraria, en donde las rodillas están juntas y los pies separados (vértice de rodilla interno).

¿Cuáles son los parámetros para definir que es normal?

El trabajo de Salenius y Vankka, realizando en 1975 determinó mediante clínica y por telerradiografía la progresión de los ángulos de las extremidades inferiores en 1300 niños y se ha convertido en la base para definir lo normal de lo patológico. Los resultados mostraron que antes del año de vida existe una marcada posición en varo de las piernas que comienza a cambiar a valgo a partir de los 18 meses. La posición de las piernas en valgo puede ser extrema a los cuatro años y llegar a ser de unos 5 a 6 grados a los siete años.  Los siguientes parámetros son aceptados como normales:

  • Recién nacido y lactante menor: Discreto Genu Varo y torsión tibial interna, lo que en esta etapa se considera como normal (hasta 15 grados de media).
  • 18 – 24 meses de edad: Ángulo muslo pierna de 0° y la conformación angular se invierte. Pérdida del genu varu, hasta quedar piernas totalmente alineadas.
  • 2 años – 4 años: Genu valgo progresivo, se habla de hasta 11 grados de media.
  • 7 – 8 años: Alineación discretamente valga de los adultos, con pérdida de parte del valgo.

¿Cuándo se considera como anormal?
Se considera como anormal todo aquello que esté dos desviaciones estándar por encima o por debajo del promedio para la edad. Si el arqueamiento de las piernas es normal o no, necesitará una valoración que deberá realizar el especialista en traumatología infantil, mediante una exploración adecuada de las extremidades del niño. Para simplificar, los siguientes parámetros son considerados como anormales.

  • Genu Varu patológico: Se trata de un cuadro patológico que afecta la alineación de las rodillas, se caracteriza por el arqueamiento, las cuales se alejan de la línea media y por la poca distancia que existe entre tobillo y tobillo. El niño presentará un ángulo mayor que 15° en el área del muslo y la pierna, la distancia intercondílea será mayor de 3 centímetros, así como el genu varo de cualquier magnitud en un niño mayor de 24 meses. Este mal alineamiento no se queda en una simple alteración fisiológica. Existen numerosas e importantes estructuras que se ven afectadas y que por tanto, deben tener un tratamiento eficaz para evitar alterar aún más la alineación de las articulaciones/estructuras
  • Genu Valgo patológico: El niño presentará una distancia intermaleolar mayor de 9cm, el ángulo muslo pierna será mayor a 10° valgo. Un aspecto relevante de esta deformidad de la rodilla, respecto al eje el miembro inferior es el ángulo “Q”, que es formado por una línea que va desde la Espina Ilíaca Antero Superior, al centro de la rótula y la línea que va desde el centro de la rótula hasta la tuberosidad anterior de la tibia y es utilizado para medir el alineamiento de las rodillas.

El especialista medirá la distancia que separa los tobillos en el genu valgo o las rodillas en el genu varo. En esta exploración se debe considerar por fuera del límite normal la separación de rodillas por encima de 6 cm o la separación de tobillos por encima de 8 cm. En segundo lugar se debe explorar el eje de carga de la pierna.

Para ello se coloca una cinta desde la cadera hasta el segundo dedo del pie, para comprobar si queda comprendida en la rodilla. La exploración de la marcha es fundamental, aunque no siempre es fácil en el niño, quien al sentirse observado, intentará corregir su manera de andar. En esta exploración es importante valorar la actitud de las rodillas, prestar especial atención en las rótulas, definiendo si miran hacia adentro o hacia afuera, así como el ángulo del paso y si dirige las puntas de los pies hacia adentro o hacia afuera.

Debería completarse la exploración de la marcha, haciendo andar al niño de puntillas, sobre los talones, saltar de forma monopodal, a partir de los 4 o 5 años, así como hacerle levantar del suelo, donde previamente se habrá sentado.

En Orthodaba, nuestro papel como especialistas en traumatología infantil es explicar a los padres sobre los cambios fisiológicos que ocurren en las extremidades inferiores de los niños, que usualmente mejoran espontáneamente o de lo contrario se adoptan medidas que van acordes a la edad y diagnóstico del pequeño. ¡Les invitamos a agendar una cita para valorar su situación!

Mensajes Recientes

Deja un comentario