Traumatología, la historia y los aportes más relevantes en el área

Comenzar por definir qué es la traumatología es tan mágico como pensar en el arte o la ciencia. En términos técnicos es simplemente una rama de la medicina que se enfoca en tratar las lesiones musculoesqueléticas que sufre el cuerpo. Hablamos concretamente de afecciones que en su mayoría tienen que ver directamente con la constitución ósea, como fracturas, lesiones de músculo, luxaciones, esguinces, traumatismos craneales, faciales y abdominales, aunque en este sentido comparta campo con otras especialidades médicas.

Esta vertiente de la medicina enfocada al tratamiento de los traumas que sufre el cuerpo se remontan a la Grecia Antigua, en donde ya se estimaban tratados que atendían fracturas de huesos y lesiones en articulaciones, obras que fueron base de la medicina moderna en este sentido, motivo por el cual se le conoce a Hipócrates como el padre de la medicina. En los tratados exponía la utilización de férulas para contrarrestar los dolores incesantes de alguna parte fracturada, ya que comprendía que para la curación de éste hueso o articulación se requería de un estado inmóvil del cuerpo y un reposo casi en absoluto.

A pesar de que la medicina no era tan avanzada como en la actualidad y no se contaba con los medios tecnológicos, lo cierto es que se estimaba ya que los padecimientos que llevaban a fracturas de huesos era el paso notorio del tiempo. Desde la época antigua, saber o abarcar todo cuando se tenía de conocimiento en cuanto al hombre, era prioridad. Esto como sentido básico de supervivencia y progreso. Conforme pasa el tiempo las teorías se comprueban y se comienza un nuevo reconocimiento del cuerpo humano.

Hay que recordar que durante mucho tiempo la medicina estuvo muy alejada de los métodos de intervención quirúrgicos, de hecho se les denomina a éstos segundos con el título de “barberos” los cuales eran básicamente los que reparaban todo cuando daño físico percibía el hombre: calambres, amputaciones, ceguera, infecciones, cauterizaciones, y sinfín de procedimientos prácticos para la mejoría de enfermedades o padecimientos físicos.

Sin embargo, hasta mucho tiempo este conocimiento se llevó a cabo casi a ciegas, debido a que no se conocía el interior del ser humano, los órganos que lo constituían y las funciones de éstos de forma certera. Básicamente todo cuanto se sabía del funcionamiento de aparato motriz interno era un misterio, ya que sólo se permitía indagar en los sistemas de los animales, y es que a los que se aventuraban a querer descubrir el misterio del cuerpo eran acusados y condenados por la iglesia, quien desde siempre ha mantenido una presencia en todo el mundo.

Posteriormente se descubrió la conexión del cerebro para con los nervios que circundan todo el cuerpo, es decir, que el cerebro era quien proveía de información a cada centímetro del cuerpo. En el siglo X comienza una ola de nuevos mecanismos que ayudaban a la mejoría del individuo, por ejemplo, se inventa el yeso en el mundo pérsico.

Yamid Manssur, fue un médico libanés, el cual fue el primero en realizar amputaciones, y en el cual durante su existencia en el siglo XVIII, se comienza a emplear la palabra ortopedia, la cual es derivada del griego y hace significado en la frase “niño derecho” o “niño erguido”. Este célebre personaje es tan importante dentro del área de la traumatología debido a que fue el primero en inaugurar un instituto ortopédico, en el cual se trataban a los niños que padecían malformaciones y lesiones.

Algunos de los artistas en la especialidad de traumatología fueron G. Ilizarov, quien fue el primero en describir el tratamiento de fracturas mediante fijadores circulares, posteriormente G. Kuntscher, fue quien durante la Primera Guerra Mundial trataba las fracturas de sus soldados mediante clavos endomedulares, asimismo mientras sucedía la Guerra Civil en España, el médico J. Trueta innovó con la inmovilización a base de yeso, y por último, uno de los mayores genios en esta rama: J. Charnley, quien ha influido mucho en las generaciones actuales por sus aportaciones en el tema de cirugía protésica de cadera.

La traumatología tiene su enfoque en intervenciones tanto conservadoras como quirúrgicos, con el objetivo de preservar la función de la extremidad afectada por una lesión, tratando de evitar secuelas relacionadas a insuficiencias ligamentarias, mala alineación de la extremidad, rigidez articular o artrosis postraumatica entre otras. Actualmente las técnicas quirúrgicas tienen por objetivo proveer al segmento lesionado de la mayor estabilidad, realizar una reconstrucción lo mas anatómica posible y permitir una movilización temprana.

Hablando desde un punto médico, esta área de la medicina tiene muchas bondades ya que es una multidisciplina quirúrgica que requiere del conocimiento y método de fijación/reducción, ya que el médico debe entrar a quirófano con un plan de acción operatorio preciso que ofrezca resultados visibles y mejorías rápidas. Es para muchos una disciplina que tiene que ver con el arte, como mencionamos al principio, debido a que se requiere de un espíritu creador y técnico.

Es una vertiente de la medicina muy demandada, competitiva y que busca siempre el acercamiento a la perfección. Mediante su evolución constante, frecuentemente se están creando mecanismos que ofrecen mejores técnicas operatorias, aparatos y materiales de remplazo más sofisticados que brindan calidad, soporte y excelentes resultados. Con el avance de la tecnología y la medicina, el futuro es un hecho y padecer por la pérdida de alguna extremidad no significa como hace algunos años la pérdida de una vida o la vitalidad del cuerpo.

Mensajes Recientes

Deja un comentario