Uso de la Artroplastia de Cadera en Ortopedia y Traumatología

En Blog

La artroplastia de cadera es el término que hace referencia a la sustitución de la articulación por componentes protésicos. Esta puede ser total, en donde se hace una implantación de componentes tanto en el acetábulo como el extremo próximo del fémur o hemiartroplastia, en la cual únicamente se realiza una sustitución del componente femoral.

En la actualidad, la artroplastia de cadera es uno de los procedimientos más frecuentemente utilizados en la Ortopedia y Traumatología, ya que ha demostrado ser uno de los tratamientos más exitosos para la restitución de la movilidad e independencia, así como quitar el dolor. Este procedimiento se empezó a utilizar a finales de la década de los 30’s y ha sufrido una gran cantidad de modificaciones y mejoras en su diseño, técnica quirúrgica y materiales de fabricación, haciendo de este procedimiento una gran alternativa en casos avanzados de caderas enfermas.

¿Quién es candidato para una Artroplastia de Cadera?

Se considera que la artroplastia de cadera es una opción prácticamente para cualquier paciente con una enfermedad de la cadera que causa molestias crónicas y alteraciones funcionales significativas. La indicación más frecuente para realizar una artroplastia de cadera es desgaste articular avanzado, el cual no responde a medidas conservadoras, las cuales incluyen: uso de antiinflamatorios, pérdida de peso, modificación de las actividades y el uso de auxiliares de la marcha.

Las fracturas de cadera, particularmente las del cuello femoral, tienen un alto riesgo de necrosis avascular debido a que al momento de la fractura hay lesión de los vasos reticulares, los cuales llevan la circulación a la cabeza del fémur, está indicado realizar ya sea una hemiartroplastia o una artroplastia total de cadera con el especialista en Ortopedia y Traumatología, por este importante riesgo aumentado. Ofrece el beneficio de permitir una movilización temprana, lo cual evita las complicaciones propias de una fractura de cadera como trombosis venosa profunda, infecciones respiratorias y deterioro cardiovascular principalmente.

Habitualmente esta opción de tratamiento es preferida en personas mayores a 60 años debido a la durabilidad de los componentes de la prótesis y demandas funcionales, ya que en personas jóvenes en las cuales la calidad de la articulación es buena y tienen altas demandas funcionales, se prefiere intentar primero técnicas de preservación de la articulación y osteosíntesis, antes de una prótesis de cadera.

¿Se puede realizar una artroplastia de cadera en personas jóvenes?

En personas jóvenes las enfermedades de la cadera pueden ser tratadas con diferentes procedimientos de reconstrucción y técnicas de preservación de cadera actualmente disponibles, como osteotomias femorales y periacetabulares. Habitualmente se prefiere retrasar el mayor tiempo posible la implantación de una prótesis de cadera en una persona joven, debido a la velocidad a la cual este grupo de pacientes gastará los componentes protésicos debido a sus altas demandas funcionales, lo cual tendrá como resultado un recambio de alguno o ambos componentes de forma temprana.

Sin embargo, y teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado, hay enfermedades de la cadera como al displasia del desarrollo de la cadera, Legg-Calve-Perthes, epifisiolistesis, necrosis avascular de la cadera y algunas enfermedades reumáticas  en etapas avanzadas que hacen que la artroplastia de cadera sea la mejor opción para quitar el dolor, y restituir la función permitiendo al paciente una reintegración prácticamente al 100% a sus actividades de la vida diaria y deportivas.

¿En quién está contraindicado realizar una artroplastia de cadera?

Debido a que la artroplastia de cadera es un procedimiento mayor, el cual habitualmente se realiza en personas mayores de 60 años, se debe de realizar una valoración cuidadosa de la presencia de enfermedades sistémicas que puedan complicar el procedimiento quirúrgico.  Algunas enfermedades mal controladas, particularmente las cardiovasculares, hepáticas y neurológicas pueden contraindicar el procedimiento debido a un riesgo quirúrgico aumentado, el cual incrementa importantemente la morbilidad y mortalidad.

La presencia de una infección activa también es considerada como una contraindicación absoluta debido a un muy alto riesgo de falla de la cirugía y complicaciones. Actualmente, situaciones como enfermedades neurológicas progresivas, insuficiencia de la musculatura de la cadera y artropatías neuropáticas se consideran contraindicaciones relativas, ya que la evolución de los procedimientos de reconstrucción ofrece opciones para incrementar la estabilidad de las prótesis en estas situaciones.

¿Qué complicaciones pueden surgir a consecuencia de una artroplastia de cadera?

Dentro de las complicaciones más frecuentes de una prótesis de cadera se pueden dividir estas en tempranas y tardías.

Tempranas. De las complicaciones más frecuentes están la luxación de la prótesis, y falla en la fijación de los implantes; particularmente estas pueden ser evitadas con una técnica quirúrgica  apropiada, con una adecuada orientación de los componentes tanto femorales y acetabulares. Infecciones de la herida y complicaciones médicas, particularmente las pulmonares y vasculares como la trombosis venosa profunda y tromboembolia pulmonar.

Pueden ocurrir habitualmente a consecuencia de las comorbilidades de pacientes o una mala técnica de asepsia/antisepsia, por lo cual una adecuada profilaxis antibiótica y anti-trombótica son indispensables para disminuir este riesgo al máximo. Complicaciones propias de la técnica quirúrgica que deben ser cuidadas por el cirujano especialista en Ortopedia y Traumatología, son lesiones vasculares y nerviosas.

Tardías. Estas habitualmente se presentan después del primer año. Las más frecuentemente encontradas son: aflojamiento de alguno de los componentes de la prótesis, desgaste e infección lo cual predispone a aflojamiento de los componentes de la prótesis, así como signos y síntomas locales como aumento de volumen, dolor, enrojecimiento y salida de material purulento.  Las manifestaciones de alguna complicación tardía habitualmente son datos de inestabilidad de la prótesis, la cual se manifiesta con dolor o inestabilidad de la articulación protésica.

Con el paso de los años la artroplastia de cadera ha evolucionado enormemente en cuanto a la técnica quirúrgica y biomateriales, lo cual ha incrementado su durabilidad y ha optimizado su función. Es importante entender las ventajas, indicaciones y limitaciones de esta cirugía, así como sus complicaciones para poder tomar una decisión informada de este procedimiento, el cual es una gran alternativa para los procesos patológicos de cadera en etapas terminales que no pueden ser tratados con procedimientos de preservación de cadera.

Mensajes Recientes

Deja un comentario